27 de febrero de 2024

Recomendaciones para pasar el verano

En el pueblo de Monterrey, cinco mujeres se encuentran envueltas en el día a día de típicas responsabilidades maternas y sociales de una clase acomodada, aunque oscuros secretos latentes podrían mover la tierra de la rutina.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

Por Ignacio Pedraza

El verano nos deja pedaleando en el aire –acondicionado, literalmente- para aquellos sin pileta ni vastos parques –si el sol no ataca salvajemente-, por lo que la pantalla no deja de ser un lugar de resguardo para estos meses tan abrasadores. Ante esto, una recomendación nos puede ayudar en estos largos y calurosos días: en este caso, Big Little Lies.

Desde que suena en la introducción «Cold Little Heart» de Michael Kiwanuka junto a los paisajes nublados de Monterrey, los grandes nombres del reparto que corren y movimientos humanos sin esclarecer rostros, el manto de suspenso sobrevuela en la creación de David E. Kelley y ya nos adentra en la falsedad, culpas y secretos que caracteriza a la serie dramática de HBO.

Cinco madres conviven en el estresante arribo de sus hijos al colegio: Madeline (Resse Witherspoon), Celeste (Nicole Kidman), Jane (Shailene Woodley), Renata (Laura Dern) y Bonnie (Zoe Kravitz) inevitablemente se cruzan, ya sea en horario escolar como en las escuetas calles que componen el pueblo del norte de Carolina. Las cinco cuentan con sus propias responsabilidades en sus familias acomodadas –a excepción de la joven Jane recientemente llegada a la ciudad- y con la camaradería entre algunas y recelos con otras. La vida misma.

Pero lo rutinario que puede sonar aquello está alejado a lo que propone Kelley junto a los directores Jean-Marc Vallée –primera temporada- y Andrea Arnold –segunda temporada- o, en su defecto, está acompañado por las vivencias e interacciones que pueden surgir a partir del contacto entre sus protagonistas. Desde un tratamiento con mucha altura a lo que puede ser el hábito, cada una de las madres –que además de eso son mujeres, amantes, emprendedoras, etcétera- cuenta con su propio núcleo de conflictos y que las une el pueblo con las típicas características que representa ese limitado espacio físico.


Desde el histrionismo del personaje de Witherspoon a los demonios externos para el rol de Kidman e internos por parte de Kravitz y Woodley, hasta una Dern que se lleva todos los laureles en la segunda temporada, la producción puede ser tan elogiada de manera individual a cada una de ellas como en el colectivo, que se suman figuras masculinas –destacando Alexander Skarsgard y Adam Scott– y acompañamientos infantiles y juveniles para darle mayor dramatismo y de una circunspección notable.

Y como si eso fuera poco, para la segunda temporada y funcional a ese clima de ruptura notable luego de los siete episodios iniciales, se suma la mismísima Meryl Streep para atormentar a la familia de Celeste pero, como en esta serie todo está unido para las chicas, también a las otras cuatro protagonistas.

A través de sus catorce capítulos, la historia logra dividirse en dos partes bien marcadas, ya que la unión rutinaria de la primera temporada se suma un suceso concreto que las tiene como cómplices entre las cinco, y con Mary Louise (Streep) como perro sabueso socavando entre las protagonistas.

Con giros que mantienen el suspenso a la trama, y que congenia homogéneamente con el suspenso propio del lugar y de las notables interpretaciones, sumado a un cierre que combina perfectamente a lo creado, pasó otra recomendación que nos permite olvidarnos del calor, los problemas socio-económicos y que el comienzo de año sea llevadero.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial