Invitame un café en cafecito.app

Remakes que salieron bien y mal

La fiebre de Disney por adaptar a imagen real sus películas animadas suele encontrar buenos resultados en la taquilla pero no siempre en la crítica. En el pasado existieron otras producciones que convirtieron los dibujos animados en personajes de carne y hueso, y algunas salieron mucho mejor.


Por Emanuel Juárez

Cenicienta (Cinderella, 2015), El libro de la selva (The Jungle Book, 2016), La bella y la bestia (The Beauty and the Beast, 2017), Dumbo (2019) o Aladdin (2019) son solo algunos de los clásicos que la factoría Disney tomó del cajón de los recuerdos para convertirlos en una película de acción real.

Imitando cuadro por cuadro a su predecesor animado o añadiendo nuevos elementos que doten de valor a la trama principal, la casa del ratón logra salir bastante victoriosa de esta jugada, aunque resulte imposible no comparar el remake, reboot o secuela con la obra original.

El reciente estreno de Mulan (2020) es el claro ejemplo de lo difícil que es tener una visión objetiva del largometraje de manera independiente. Desde la ausencia de personajes icónicos, hasta la falta de canciones y cambios en la historia, la producción dividió las aguas entre la crítica y el público, y esto nos hace preguntarnos hasta qué punto es necesaria una adaptación a carne y hueso de una historia tan instalada en el imaginario de los espectadores.

Claramente, la iniciativa no es para nada innovadora pues muchas productoras ya probaron suerte llevando caricaturas a la pantalla grande y los resultados no fueron siempre los mejores. A continuación, repasaremos varios live actions que no son de Disney, tanto las adaptaciones que es mejor olvidar, como aquellas que (en el menor de los casos) merecen ser reivindicadas.


Los amos del universo (Masters of the Universe, 1987)
Basada en la famosa serie animada, He-Man y sus amigos deben viajar a la Tierra del siglo XX para rescatar una llave cósmica que les permita derrotar a Skeletor. Dolph Lundgren encarna al héroe en esta adaptación que, desde el lado del elenco, resulta un gran acierto, pero de su guion no podemos decir lo mismo. Lo que no puede negarse es que cumple con la finalidad de entretener y al día de hoy, pese a todas sus fallas, representa una película que se recuerda con mucho cariño.


Las tortugas ninja (Teenage Mutant Ninja Turtles, 1990)
Leonardo
, Donatello, Miguel Ángel y Rafael nacieron en una historieta y se hicieron populares en la TV, pero el suceso mundial llegó con esta película dirigida por Steve Barron. Cuatro tortugas mutantes que velan por el bien de Nueva York desde las alcantarillas, gracias a la ayuda de una rata gigante, el maestro Splinter. Una divertido mix de acción, aventuras y humor que rinde tributo a la franquicia, pese a su bajo presupuesto. Un clásico que aun sigue vigente, más teniendo en cuenta que las últimas adaptaciones de esta serie animada dejan bastante que desear.


Los Picapiedra (The Flintstones , 1994)
Protagonizada por John Goodman, Rick Moranis, Elizabeth Perkins y Rosie O’Donnell, la película basada en la serie animada de Hanna-Barbera no resulta destacable más allá de su apartado técnico. A pesar de contar con figuras secundarias de la talla de Elizabeth Taylor, Kyle MacLachlan y Halle Berry, se siente como una oportunidad desaprovechada que no logra hacerle honor a la obra original. Eso sí, entretiene.


Casper (1995)
Gasparín
, el fantasma amigable (Casper the Friendly Ghost), nació de una historieta en 1930, pero alcanzó la fama mundial gracias a la serie animada de 1945. Muchos años después, Amblin Entertainment, productora que involucra a Steven Spielberg, desarrolló una simpática adaptación protagonizada por Christina Ricci y Bill Pullman. Obviamente, estamos ante una obra dirigida al público infantil, pero no por eso deja de ser disfrutable.


El Grinch (How the Grinch Stole Christmas, 2000)
Aunque su popularidad llegó de la mano de la película animada How the Grinch Stole Christmas, dirigida por Chuck Jones, el Grinch es un personaje que nunca pasa de moda y siempre se mantiene vigente. La adaptación en cuestión, protagonizado por Jim Carrey, resulta todo un clásico navideño y a su vez, una película efectiva con momentos muy aterradores.


Scooby-Doo (2002)
Estrenada en 1969, ¡Scooby-Doo, dónde estás! (Scooby-Doo, Where Are You!) es sin dudas una de las franquicias animadas más longevas de la historia de la televisión, pero fue en 2002 que Hanna-Barbera decidió adaptar las aventuras del miedoso gran danés al cine. Protagonizada por Freddie Prinze Jr., Sarah Michelle Gellar, Matthew Lillard y Linda Cardellini, la película cuenta con un infravalorado guion de James Gunn. Pese al linchamiento de la crítica especializada, resultó un éxito en taquilla y esto dio origen a una secuela que repitió los mismos protagonistas.


Garfield: La película (Garfield: The Movie, 2004)
Ya sea por la historieta de 1978 o por la serie televisiva lanzada en 1988, todos conocemos al entrañable gato fanático de la lasaña. Ahora bien, para quienes lo hayan olvidado (por suerte), allá por el año 2004, Peter Hewitt tuvo la magnífica idea de llevar a Garfield a la pantalla grande, pero el resultado fue desastroso. Actuaciones mediocres y un montaje regular, convierten a esta adaptación en un desperdicio del que no podemos rescatar nada favorable. Hasta Bill Murray, quien fue el encargado de ponerle voz al felino, está arrepentido de este experimento y lo dejó en claro en una divertida escena de la película Tierra de zombies (Zombieland, 2009).


Meteoro: La película (Speed Racer, 2008)
Cinco años después del cierre de la franquicia Matrix, las hermanas Wachowski adaptaron el mítico animé de los años 70. Una obra lisérgica y experimental que buscaba su propio camino, lejos de la recordada serie animada. El largometraje protagonizado por Emile Hirsch, Susan Sarandon y Christina Ricci no buscó imitar a nadie y ahí radica su fortaleza. Un producto arriesgado que costó un gran fracaso en taquilla.


El Oso Yogui: La película (Yogi Bear, 2010)
La adaptación al cine del recordado Yogi Bear fue un fracaso tanto en crítica como en taquilla. No resulta más que una insulsa comedia familiar que no logra capturar ni la más mínima esencia del personaje de Hannah-Barbera. Humor básico en donde solo resalta el trabajo técnico.


Los Pitufos (The Smurfs, 2011)
Como otros productos de la lista, estos pequeños seres azules nacieron de una historieta creada por el dibujante belga Peyo, pero su fama explotó gracias a la serie animada producida por Hanna-Barbera en los años 80. El largometraje protagonizado por Neil Patrick Harris, Hank Azaria, Jayma Mays y Sofia Vergara ofrece un magnífico homenaje a las caricaturas, dejando ver una interesante y simpática historia de comedia que no solo disfrutarán los más pequeños.