Invitame un café en cafecito.app

Regresa Matt Dillon y en una película de época

TÍTULO ORIGINAL: Running for Grace
DIRECCIÓN: David L. Cunningham
GUION: David L. Cunningham, Christian Parkes
MÚSICA: Elia Cmiral
FOTOGRAFÍA: Akis Konstantakopoulos
ELENCO: Matt Dillon, Jim Caviezel, Ryan Potter, Juliet Mills, Nick Boraine, Stelio Savante, Olivia Ritchie, Sara Naby Kim, Peyton Dilweg, Dann Seki, Shiro Kawai, Jon Sakata, Rumi Oyama, Vince Shin, Cole Takiue, Derek Hall, Betty Lewis, Malu Miki
GÉNERO: Romance. Drama
PAÍS: Estados Unidos


Una historia atemporal que cobra vida en la época de la segregación en los campos de café en la década del 20 en Hawái, el viaje de un joven que trasciende los límites de lo racial y social en búsqueda de un amor prohibido.


Por Julián Brennan

Tras la muerte de su madre, víctima de la gripe española, el joven Jo queda huérfano en los campos cafeteros hawaianos de los años veinte. Despreciado por su propio pueblo, por ser mestizo y por los terratenientes por igual, sólo es aceptado por el nuevo médico que llega a la isla. Los años pasan y aprende los procedimientos médicos al mismo tiempo que se enamora de la hija del dueño de los campos de café.

En colaboración entre Cinemark Hoyts Argentina y Cining (una empresa de BF Distribution) llega al streaming la última realización del director David L. Cunningham luego de alrededor de 10 años desde su última película.

Sobre este drama de época, en el cual se plasma el mito de la meritocracia, mientras lo moderno batalla contra lo tradicional, lo primero que puedo decir es “¡qué lindo que es Hawái! Y no se me ocurre mencionar mucho más positivo sobre esta película.

El joven doctor: Un amor imposible es una típica historia de amor prohibido por condiciones de etnias, clase social y el qué dirán. Las actuaciones de Jim Caviezel, Judith Mills y Matt Dillon resultan pobres y su guion es aún peor.

Eso sí, como anticipé al principio, los paisajes que pueblan el film son hermosos, pero ahí se queda, todo muy flojo. Habría que dejar tranquilo por un rato al Bardo Inmortal y cortar con los romances del estilo Romeo y Julieta.