Que las hay, las hay

A lo largo de la historia del séptimo arte, existieron y existen muchas películas que hoy son catalogadas como “malditas”. Si bien la mayoría pertenecen al género del terror, dichas maldiciones no se limitan solo a este. Grabaciones suspendidas, accidentes trágicos y fatales o sucesos paranormales acompañaron la producción de los largometrajes que ocupan esta lista. Créase o no, los hechos ocurrieron y las pruebas están a la vista.


Por Emanuel Juárez

Poltergeist (Poltergeist, 1982)
¿La película maldita por excelencia? Probablemente. Todos recordamos la historia de Carol Anne, la niña acosada por espíritus sedientos de venganza provenientes de otra dimensión. Muchos aseguran que las tragedias que envuelven este largometraje comenzaron después que Steven Spielberg utilizara esqueletos reales durante el rodaje de la primera parte y las mismas se extendieron hasta el final de la franquicia, cargando con un total de cuatro muertes.
Las desgracias se iniciaron en 1985, un año antes del estreno de la segunda película, con la muerte del actor Julian Beck a causa de un cáncer de estomago. Dos años más tarde, falleció Will Sampson, también actor de la secuela, quien no logro sobrevivir a un trasplante de pulmón y corazón. Pero las malas noticias no terminaron aquí, en 1988, año de estreno del final de la trilogía, la protagonista de 12 años, Heather O’Rourke, sufrió un paro cardíaco y un choque séptico por una obstrucción intestinal que le costó la vida. Y posteriormente, Dominique Dunne, quien interpretaba a la hermana mayor de la antes mencionada, fue estrangulada por su novio cuando tenía 22 años.

 

El bebé de Rosemary (Rosemary’s Baby, 1968)
La película protagonizada por Mia Farrow, en la que un matrimonio se muda a un edificio de Nueva York sin sospechar que sus vecinos pertenecen a una secta satánica, está rodeada de varias polémicas y dentro de ellas, se encuentra el episodio más trágico en la vida de su director, Roman Polanski. La causa de la maldición radica en que la misma se filmó en el edificio Dakota. La leyenda reza que toda persona que ingresa allí, muere de forma horrible.
Inicialmente, el compositor de la banda sonora del film, Krysztof Komeda, falleció por un coágulo cerebral, pero algo más trágico ocurrió después. Con tan solo 26 años y un embarazo de 8 meses y medio, la pareja del director, Sharon Tate, fue asesinada por la secta de Charles Manson. Cabe destacar que, años más tarde, John Lennon fue tiroteado frente al edificio y el actor Boris Karloff, también murió mientras residía allí y, tras su fallecimiento, su espíritu merodeaba por el recinto.

 

El exorcista (The Exorcist, 1973)
La adaptación cinematográfica de la novela de terror de William Peter Blatty, se basa en el caso real de una supuesta posesión demoníaca a un niño de 14 años. El largometraje dirigido por William Friedkin, no solo carga con el título de mejor película de terror de la historia, también podría decirse que es una de las producciones que más sucesos paranormales arrastró durante y después de su rodaje.
Ya desde el inicio de la grabación, el film tuvo que posponerse debido a que se produjo un incendio en el decorado de la casa de los McNeil, donde lo único que permaneció intacto fue la habitación de Regan, personaje de la joven poseída interpretado por Linda Blair. Más tarde, Ellen Burstyn, quien personificaba a la madre de la protagonista, sufrió un fuerte daño en la espina dorsal mientras grababa una de sus escenas. Los gritos de dolor que escuchamos en el momento que es lanzada contra el suelo por Regan son reales. Los actores Jack McGowran y Vasiliki Maliaros murieron durante la post-producción y no todo terminó aquí, ya que se cuentan hasta ocho muertes relacionadas con la filmación de la película. Tantos fueron los fenómenos inexplicables sucedidos que le pidieron a un sacerdote que hiciera un exorcismo en el set para alejar a los malos espíritus, pero la maldición no acabó con el estreno. Durante sus primeras proyecciones, varios espectadores sufrieron crisis nerviosas y de ansiedad y algunos cines optaron por poner en la salida varias ambulancias para asistir al público.

 

La profecía (The Omen, 1976)
La llegada de el anticristo es el punto de partida en la película de Richard Donner y cuesta creer que los sucesos ocurridos durante su rodaje sean una casualidad.
El actor del largometraje, Gregory Peck, viajaba en avión cuando este fue alcanzado por un rayo. No es tan extraño, pero lo mismo le sucedió al guionista, David Seltzer, en otro avión, ¡ocho horas después! Anterior a esto, Peck canceló un vuelo a Israel que terminó estrellado y sin sobrevivientes a bordo. Por otra parte, el productor se salvó de una bomba que el grupo terrorista IRA había colocado en el hotel donde se alojaba. Mientras que, el encargado de efectos especiales, John Richardson, sufrió un accidente automovilístico en el que una colaboradora resultó decapitada, como sucedía en una escena del film. Si esto les parece poco, hay que agregar que, el encargado de los rottweilers que vemos en la película fue atacado por ellos y un guardia fue devorado por unos leones mientras grababan dentro de un zoológico.

 

El cuervo (The Crow, 1994)
El 11 de mayo de 1994 se estrenaba el largometraje en el que un cantante de rock era asesinado, y regresaba de la muerte para vengarse de los hombres que lo atacaron a él y a su novia.
Durante la filmación de la película, Brandon Lee, su protagonista, recibió un disparo letal de una pistola que no debería haber estado cargada, pero por desconocidas razones lo estaba y terminó con la vida del actor. La desgracia de este venía precedida por la de su padre, Bruce Lee, que también se encontraba rodando un film cuando conoció su destino fatal. Sumado a esto, hubo más incidentes durante la producción del largometraje. Un carpintero fue víctima de heridas graves luego de ser electrocutado, un publicista sufrió un accidente de tráfico y varios decorados fueron destruidos por una tormenta que afectó a Carolina del Norte.

 

La Dimensión Desconocida (Twilight Zone: The Movie, 1983)
Producida por Steven Spielberg, esta película fue una versión cinematográfica de la reconocida serie de los años 50 y 60.
La desgracia se produjo cuando el actor Vic Morrow se disponía a filmar una escena junto a Myca Dinh Le y Renee Shin-Yi Chen, dos niños de siete y seis años de edad. Un helicóptero que volaba a una altura de ocho metros fue impactado por una explosión de pirotecnia. El mismo se estrelló y decapitó a Morrow y a uno de los niños, mientras que el otro menor murió aplastado.

 

Psicosis (Psycho, 1960)
La película de Alfred Hitchcock no solo cuenta con una de las escenas más icónicas del cine, sino que también arrastra un acontecimiento que pocos conocen.
Myra Davis, la doble de Janet Leigh en la escena de la ducha, fue brutalmente asesinada por un miembro del personal de mantenimiento del set, Kenneth Dean Hunt y al parecer, él estaba obsesionado con Hitchcock.

 

Holocausto Canibal (Cannibal Holocaust, 1979)
La película del director italiano Ruggero Deodato, en la que un antropólogo viaja hasta el corazón del Amazonas para recuperar unas cintas de video que desvelarán el paradero de unos periodistas desaparecidos, trae consigo una serie de polémicas que, hasta el día de hoy, todavía resuenan fuerte.
Inicialmente, el largometraje fue prohibido en cincuenta países y catalogado como un fraude cinematográfico, ya que Deodato intentó vender una película ficticia como un documental real, pero contrario a esto, lo que no estuvo ficcionado fue el trato y la suerte que corrieron los animales, las muertes que se ven en la película son verdaderas. Los actores y miembros del equipo desconocían esto y después de ver como mataban a un animal explotaron en furia y Ruggero fue multado por dichas acciones y sentenciado a prisión, al menos por un tiempo.

 

El conjuro (The Conjuring, 2013)
La película de James Wan, ahora convertida en franquicia, no se queda afuera de las catalogadas “cintas malditas”. Recordemos que la misma recrea los casos paranormales investigados por el matrimonio Ed y Lorraine Warren.
Durante el rodaje de la primera entrega, el set no estuvo libre de fenómenos inexplicables y el rodaje, por momentos, fue bastante caótico. Uno de los hechos más recordados fue el relacionado a la actriz Vera Farmiga, quien encontró tres marcas de garras en su computadora mientras investigaba la vida de los demonólogos. La interprete también comentó que, el último día de rodaje, despertó con las mismas garras, pero esta vez en uno de sus muslos, suceso para el que nunca encontró respuestás racionales. Por otra parte, las proyecciones de la película en Filipinas, contaban con sacerdotes que bendecían y brindaban asistencia a los espectadores.

 

Posesión satánica (The Possession, 2012)
Basado en una historia real, esta película cuenta la historia de una familia que se ve obligada a unirse para sobrevivir a la ira de una terrible y oscura fuerza.
Los sucesos más importantes se dieron durante el rodaje y los mismos fueron reportados por Entertainment Weekly. Al parecer, en muchas ocasiones de la filmación, las luces explotaban y se producían incendios de manera inexplicable. Así también, varios de los extras y dobles sufrieron accidentes en torno a la grabación de las escenas relacionadas con la posesión.