Invitame un café en cafecito.app

Las secuelas que no deberían existir 

El anuncio sobre la película Gladiador 2, nos lleva a pensar por qué existe esa manía de tocar clásicos. ¿Será que aún se cree que el marketing de la nostalgia da resultados?


Por Vanesa Ramírez

Ya son varios las secuelas que hemos visto fracasar y sin embargo se sigue insistiendo en traer “a la vida” continuaciones pocos funcionales. Con el anuncio de que Ridley Scott está trabajando en el guion de Gladiador 2, y 25 años después de la primera entrega, recordamos algunos ejemplos donde segundas partes no fueron buenas:

Tonto y re tonto (2014), luego de 20 años, trajeron una nueva continuación totalmente innecesaria, con chistes totalmente fuera de épocas y una historia sin sentido y forzada.

Para Un príncipe en Nueva York 2 (2021) la distancia en años en aún mayor. Más de tres décadas después se lanzó la continuación de una película agradable e interesante… para darnos un resultado final ilógico, sin sentido, una pérdida de tiempo.

Y tenemos casos más atrás en el tiempo como La máscara 2: El hijo de la máscara de 2005, donde el personaje construido por Jim Carrey perdió toda la gracia de la mano de Jamie Kennedy (?), con debut y despedida como protagonista. Fue un fracaso total.

Y otro caso resonante es el de Psicópata americano, que se convirtió en una película obligada y dio lugar a que se luciera Christian Bale. En la segunda parte la protagonista es Mila Kunis, una víctima que logró escapar y sobrevivir a los ataques del personaje de Bale, pero ni su obsesión por los asesinos seriales le dio sentido a esta secuela.

Por eso el anuncio de la secuela de Gladiador, una de mis películas favoritas, despierta esta señal: la de querer inventar continuaciones forzadas.

¿No sería más lógico buscar nuevas historias?


Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información de alta calidad que brindamos y valorás tener otra mirada sobre lo que se discute a diario. Buscamos hacer de CINERGIA el sitio de referencia sobre entretenimiento en Argentina. Lo que importa está acá. Por eso contamos con vos para seguir renovándonos. Invitanos un CAFECITO.

Invitame un café en cafecito.app