Invitame un café en cafecito.app

Me perdí en el viaje…

TÍTULO ORIGINAL: Al 3er. día
DIRECCIÓN: Daniel de la Vega
GUION: Alberto Fasce, Gonzalo Ventura
MÚSICA: Luciano Onetti
FOTOGRAFÍA: Mariano Suárez
ELENCO: Gerardo Romano, Diego Cremonesi, Rodolfo Ranni, Arturo Bonín, Lautaro Delgado, Moro Anghileri, Osvaldo Santoro, Verónica Intile
GÉNERO: Terror
PAÍS: Argentina


Cecilia y su hijo emprenden un viaje. Al tercer día, la encuentran vagando sola, sin recordar lo que sucedió durante este tiempo. Busca desesperadamente a su hijo y se ve envuelta en una caza brutal, llevada a cabo por un fanático religioso, al que se enfrenta. Para ella, es un lunático. Para él, Cecilia es el enemigo.


Con una larga trayectoria en realización de largometrajes, Daniel De la Vega es un referente del cine de género argentino. Para Al 3er. día se basó en el libro 3 Días, editado por Santa guadaña y escrita por Gonzalo Ventura.

La historia comienza cuando Cecilia (Moro Anghileri) y su hijo Martín tienen un accidente en la ruta. Al tercer día ella deambula sola, no hay rastros de su hijo. Sin recordar lo que pasó durante este tiempo, busca desesperadamente a Martín, y encuentra coincidencias entre su historia y casos policiales que parecieran ser el resultado de una cacería brutal. El círculo se va cerrando y Cecilia termina enfrentándose a un fanático religioso (Gerardo Romano), que es el responsable de toda esa masacre. Para ella, él es un lunático. Para él, Cecilia es el enemigo.

La historia de Al 3er. día no resulta novedosa porque reúne algunos elementos típicos y comunes del género, pero la virtud está en haberlos combinados de forma en la que no se sabe para qué lado puede dispararse y en reunir a un elenco coral donde cada uno lleva adelante su protagónico de manera perfecta. Entre el terror y el policial, las pistas se van soltando a lo largo de toda la película pero el final se devela recién en el último minuto.

Con Al 3er. día su director Daniel De la Vega nos lleva a hacernos preguntas acerca de quiénes somos realmente, las pérdidas, lo que estamos dispuestos a hacer por esa búsqueda, y cómo es posible que el bien y el mal sean parte de una misma moneda. Los villanos no son tan villanos y los héroes no terminan siendo lo que parecen.