Un festín de venganza, sangre y violencia certificada

DIRECCIÓN: Jonathan Milott, Cary Murnion
GUION: Nick Morris, Lane Skye, Ruckus Skye
MÚSICA: Nima Fakhrara
FOTOGRAFÍA: Greta Zozula
ELENCO: Kevin James, Lulu Wilson, Joel McHale, Amanda Brugel, Robert Maillet, Ryan McDonald, Gage Graham-Arbuthnot, Mike Dara, Chandra Michaels, James McDougall, Isaiah Rockcliffe, Markus Radan, Charles Boyland, Andrew Siwik, Chelsea Barnes
GÉNERO: Acción. Drama. Terror. Thriller | Gore. Venganza
PAÍS: Estados Unidos

El fin de semana en un lago de una adolescente que pasa unos días con su padre toma un rumbo inesperado cuando un grupo de convictos aparece de súbito en sus vidas.


Por Gonzalo Schiffer

Si bien hay películas que gozan de escenas aún más ultra sangrientas y violentas que Becky, la película de Jonathan Milott y Cary Murnion es un dignísimo y entretenido pack de suspenso, drama, acción y por supuesto muchos chorros de sangre y vísceras y tripas.

Becky tiene una interesante búsqueda en la edición con recursos muy creativos en los cortes y transiciones para comparar por ejemplo una pelea en el patio de una cárcel con otra pelea y berrinche en los pasillos de una secundaria. Así tenemos varios ejemplos, incluso cómo conectan las historias, la de los presos y la de Becky para embarcarse la película en la trama principal de supervivencia.

Becky su protagonista, interpretada por Lulu Wilson, resulta toda una badass, quien se transforma paso a paso en una niña sin estribos ni paciencia, con una sed de venganza insaciable. Los antagonistas, los presos fugados, funcionan muy bien en conjunto en cuanto a escala de responsabilidades, qué papel juega cada uno en el grupo, con una gran actuación de Kevin James: acostumbrado a verlo en comedias, aquí demuestra un gran talento y seriedad para representar al líder del grupo y la misión, un descarado neo nazi.

En paralelo, el actor Robert Mallet impone una presencia aterradora por su tamaño y musculatura, esto se destaca por los seguimientos con cámara en mano que se hacen del personaje cuando está de espalda, a la vez este amenazante personaje presenta una sensibilidad que te hace quererlo y sentir pena, aunque tenga unos antecedentes nada agradables.

Las escenas de acción están muy bien realizadas, gracias un gran trabajo en las coreografías de las peleas, el uso de diferente utilería de acción, una edición sin pausa y mucha adrenalina, efectos FX y de maquillaje muy verosímiles con la exageración y código del género.

Hay violencia física y verbal, con planteamientos dramáticos por lo que vive Becky y las víctimas de estos presos en la casa de verano. Otro aporte que funciona muy bien, es el vínculo que ella tiene con su perro, una bestial mascota de esas que no te gustaría evadir si debes cruzarte a buscar la pelota a lo del vecino.

Becky es una película que al menos en lo personal disfrute mucho, podríamos discutir decisiones del guion respecto al accionar de los personajes, de cómo actuar frente a este hecho que los pone en peligro, pero es subjetivo, los directores y guionistas, decidieron volcarse por un estilo pop por momentos, rockero y explosivo, que gira en torno a la construcción de la protagonista Becky. Las actuaciones comprometidas de Lulu Wilson, Kevin James y Robert Mallet son un avalo y garantía para ver la película, con el plus de una visión, estética, edición y postproducción muy frescas y cool.

Invitame un café en cafecito.app