Duplicidad 2.0

TÍTULO: Cuenta bloqueada
TÍTULO ORIGINAL: CAM
ELENCO: Madeline Brewer, Samantha Robinson, Patch Darragh, Melora Walters, Devin Druid, Imani Hakim
DIRECCIÓN: Daniel Goldhaber
GUION: Isa Mazzei
ORIGEN: Estados Unidos

Después de que una farsante se apodera de su cuenta en internet, una chica con muchos seguidores se dispone a identificar a la culpable y recuperar su identidad.


Por Gustavo Emanuel

Alice (Madeline Brewer) es una camgirl que trabaja en una website para adultos y que intenta mantener su vida privada al margen. Un día, cuando intenta loguearse, descubre que alguien está utilizando su perfil: una réplica exacta de ella misma.

En los tiempos actuales, donde las plataformas on demand abarcan gran parte de la vida del espectador promedio, varias caras del cine decidieron volcar sus productos hacia estas. Con aciertos y errores, podemos encontrar un gran catálogo a un simple click de distancia.

Blumhouse, la productora creada por Jason Blum, no iba a quedarse atrás y es así que decidió subirse a esta ola expandiendo sus trabajos a la pantalla chica. A las series ya en marcha: Into The Dark y The Purge, ahora se le suma Cuenta bloqueada (CAM, 2018), la primera película producida para el gigante del streaming, Netflix.

Desde el minuto cero, Daniel Goldhaber, nos entrega un largometraje que arranca con un ritmo impresionante y el mismo no decae en ningún momento durante su escasa hora y media de duración. Lejos de una introducción trillada, nos presenta a los personajes ya dentro de este ámbito. No sabemos cómo ni por qué, pero Alice ya está inmersa en el entorno de los show eróticos y no hace falta conocer antecedentes, lo importante es lo que está por venir y cuantos menos datos tengamos de la trama, más disfrutaremos de la cinta. Madeline Brewer se carga la historia a sus espaldas y lo hace manera triunfal.

Demostrando que no hacen falta personajes secundarios, Alice da pelea hasta los minutos finales. Sin parecer forzado o exagerado, todo está contado de manera natural y ese es un gran punto a favor. El marco en el que se mueve nuestra protagonista, que para algunos es completamente desconocido, está planteado de una manera extraordinaria. Las cotidianeidades y los peligros a los que se exponen las chicas, se hacen visibles sin filtros, y no quiero que se malinterprete, ya que con esto no digo que Cuenta bloqueada tome algo que no se haya visto anteriormente. De más está decir que, venimos de una sobredosis de series que apuntan al mencionado alter ego virtual, el robo de identidad o el terror y los temores que esto representa en los seres humanos, pero la trama fluye sin frenos, y convierte al espectador en un personaje más de la historia.

Sin duda alguna, el cine de género está demostrando ser más que asesinos o fantasmas vengativos. Los temores son cada vez más reales y Cuenta bloqueada nos escupe esa realidad con una historia fresca, de esas que Blumhouse nos regalaba a menudo, pero que últimamente no venía acertando fuera de la pantalla grande.