Invitame un café en cafecito.app

Cuando cuesta mezclar historias imaginarias con comentarios

Cuatro excombatientes afroamericanos -Paul (Delroy Lindo), Otis (Clarke Peters), Eddie (Norm Lewis) y Melvin (Isiah Whitlock Jr.)- regresan a Vietnam en busca de los restos del jefe de su escuadrón, caído en combate (Chadwick Boseman), y la promesa de un tesoro escondido. Junto al hijo de Paul (Jonathan Majors), se enfrentarán a obstáculos naturales y humanos, y constatarán los estragos causados por la inmoralidad de la guerra de Vietnam.


Por Federico Furzan

Creo que el mensaje que Spike Lee quiere transmitir y siempre quiso transmitir con su cine es claro. No hay que indagar demasiado ni investigar en donde sea, para entender que en Estados Unidos la injusticia racial es permanente y poco se ha hecho para remediar esta situación. La diversidad es algo recién empieza a considerarse últimamente, y esto de alguna manera ha girado la rueda hacia la cancelación cultural. Con esto no estoy de acuerdo y precisamente creo que Lee no está llevando el lente hacia eso. Con el poder de la historia el director cuenta versiones magníficas de un mensaje que tiene mucho tiempo guardado y que ya es hora es exclamarlo.

Sin embargo, creo que Da 5 Bloods navega entre ser una pieza interesante de historia con un error aburrido en narrativa. En la última película de Spike Lee, el director trata de nutrir una historia ficticia con algo de historia, y si bien el efecto es magnífico en esos personajes, la película no mantiene una perspectiva seria ni relevante sobre lo que ellos representan y sus motivos. Pero es importante destacar que si bien no hay nada realista en Da 5 Bloods, estoy casi seguro de que los centenares de testimonios sobre la Guerra de Vietnam sirven para nutrir a esos personajes.

En Da 5 Bloods, un grupo de cuatro veteranos de esta guerra deciden regresar al país que no los vio salir victoriosos. ¿La razón? En una de las batallas se encontraron con un lote importante de oro y lo escondieron. También deciden buscar los restos de un compañero que perdieron en la guerra y cuyo lema siguen utilizando para mantenerse unidos. El viaje se convierte en una “aventura” nostálgica que los hace reencontrarse con su propia vejez, y con algunos elementos ajenos que no se esperaban. Todo mientras Spike Lee va indicando algunos hechos históricos como relevantes para esa historia.

Pero creo que no es el lugar. Esa sincronía lograda con BlacKkKlansman no tiene mucho sentido acá, y Da 5 Bloods realiza cortes disonantes para mostrarnos algún hecho pasado que no tienen relación con la historia principal. No se trata de restarle valor a la historia, sino de que siempre la relación entre ficción y realidad debería tener algo de motivo.

Lo que debería ser una travesía dramática de anécdotas y enseñanza, termina siendo una desastrosa y absurda resolución que llama al karma de cuatro hombres que no merecen el final que Lee termina dándoles. Aunque la historia sea divertida y lo suficientemente dinámica para que se entienda el camino del realizador, creo que hay demasiado relleno en la película. Ejemplo: la escena en la que encuentran el oro. Es excesivo lo que hace Lee para demostrar el logro con un soundtrack de heroísmo en medio de una aventura. ¿Pero esto los hace héroes? ¿Acaso no es regresar y lidiar con el final lo que se estaba buscando?

No quiero menospreciar a Spike Lee y su comentario, pero Da 5 Bloods tenía la capacidad de ser mejor. Un presupuesto altísimo debería haberle permitido mantenerse en el tono dramático, con diálogos íntimos y personales, y con testimonios con llamados a reflexión. A veces se aprende mucho mejor en un ámbito calmado y silencioso pero que también haga recordar un pedazo relevante de historia.

Federico Furzan es miembro de la Online Film Critics Society y crítico aprobado por Rotten Tomatoes. Pueden encontrar esta y otras notas en cinelipsis.com