Invitame un café en cafecito.app

Solo se trata de sobrevivir

TÍTULO ORIGINAL: Kimetsu no Yaiba: Mugen Ressha-Hen aka
DIRECCIÓN: Haruo Sotozaki
GUION: Manga: Koyoharu Gotōge
MÚSICA: Yuki Kajiura, Go Shiina
GÉNERO: Animación. Aventuras. Fantástico. Acción. Drama. Manga.
PAÍS: Japón

Tanjiro Kamado y sus amigos del Demon Slayer Corps acompañan a Kyōjurō Rengoku, el Flame Hashira, para investigar una misteriosa serie de desapariciones que ocurren dentro de un tren aparentemente infinitamente largo. Poco saben que Enmu, la última de las Lunas Inferiores de los Doce Kizuki, también está a bordo y les ha preparado una trampa.


Por Walter Pulero

Demon Slayer (Kimetsu no Yaiba): Infinity Train es la primera película de la popular serie de anime creada por Koyoharu Gotōge, ambientado en el Japón de la era Taisho (1912–1926) y que sigue a Tanjirô Kamado, un joven cuya vida cambia por completo cuando su familia es asesinada a manos de un demonio. Como único superviviente de la masacre junto a su hermana Nezuko (convertida en demonio), Tanjirô se convierte en un cazador de demonios con el único fin de ayudar a su hermana a que vuelva a ser humana y vengarse de Muzan Kibutsuji. La primera temporada de Demon Slayer ganó el premio al mejor anime en los Newtype Anime Awards 2019 y al anime del año en los Crunchyroll Anime Awards 2020. Desde el 1 de abril se encuentra disponible en Netflix.

La película Demon Slayer: Infinity Train es secuela directa de la serie y se centra en un tren donde unas 40 personas desaparecieron en condiciones misteriosas debido al repentino ataque de Enmu, un demonio liberado recientemente de las células de Muzan. Tanjirô, Nezuko, Zenitsu e Inosuke acuden al rescate acompañados por Kyojuro Rengoku, el Pilar de las Llamas, uno de los miembros de élite de la Compañía de Cazadores de Demonios, y encuentran el tren plagado de demonios a los que combatir. Dirigida por Haruo Sotozaki, estrenó en medio de la pandemia en cines de Japón en octubre de 2020, con pocas expectativas y publicidad deficiente, pero en menos de 10 días alcanzó los 100 millones de dólares. Como si eso no fuera suficiente, causó furor en su país y logró opacar a Tenet (obtuvo el récord ostentado por casi dos décadas por El viaje de Chihiro como la más taquillera de Japón) y su crecimiento fue sostenido en el tiempo, trasladándose a otras partes del mundo y convirtiéndose en la película anime de mayor recaudación de todos los tiempos a nivel global.

El relato que sigue a Tanjiro Kamado es bastante convencional para la media de las series shōnen de batalla, pero su fuerte está en la sensibilidad con la que Koyoharu Gotōge explora los conceptos de este universo. Podemos decir que Demon Slayer nace de una idea bastante sencilla pero encontró en guionista, ilustradores y voces el equipo perfecto para transformarla en un anime sobresaliente. Y Mugen Train resulta una adaptación fiel de los eventos del séptimo arco argumental del manga y continuación de la serie, donde si bien la acción no pierde tiempo en presentación de personajes, captura los temas centrales del núcleo de Demon Slayer: la amistad, el deber, los valores, el honor y el espíritu humano, con momentos cómicos, emotivos, dramáticos y sangrientos en dosis balanceadas. La historia crece a medida que avanza la película, con un acto final algo demorado pero que resulta el punto más explosivo y de inflexión para esta saga, en camino a su segunda temporada. En general no se trata de una historia creada para que disfrute el público en general, dado que anticipadamente se debe estar familiarizado con este universo, y eso se debe a que las líneas narrativas están tan directamente unidas a la serie.

Tanjiro y Rengoku son el esqueleto de la película y sobre quienes se centra la acción principal, aunque tal como ocurre en los 26 episodios de la serie, el resto de los personajes mantiene sus momentos clave que suman a la historia: son niños empujados a un mundo difícil, que perdieron a sus seres queridos y que encuentran en el grupo el concepto de familia. Sí sucede en el caso cinematográfico que los villanos pierden en su caracterización y carecen de personalidad, por el contrario al desarrollo en profundidad con el que cuentan en la serie, y seguramente el tiempo sea un factor importante para esta falla.

Técnicamente su animación 2D es muy cuidada y por momentos confluyen movimientos de cámara en 3D, los que generan que sus coreografías resulten mucho más fluidas y detalladas, en una confluencia de buenas decisiones argumentales como de recursos; y su soundtrack cumple a la perfección con la intención de sumarle intensidad a las escenas de acción, donde además es posible escuchar la canción “Homura” interpretada por la cantautora LiSA, a quien la reconocieron con el Gran Premio en la 62.ª edición de los Japan Record Awards.

La segunda temporada de Demon Slayer fue confirmada en febrero de 2021 como una adaptación de “Entertainment District Arc” (“Arco del Distrito del Entretenimiento” o “Arco del Distrito de la Luz Roja”), el octavo arco del manga del mismo nombre del artista japonés Koyoharu Gotouge. y continuará su acción luego de la película.

Mugen Train deja satisfechos a los fanáticos de la saga y a quienes por casualidad se suban en esta parada al tren de Kimetsu no Yaiba, esperando su segunda temporada ya confirmada. Al final de cuentas se trata de un relato sobre el esfuerzo y la paciencia para sobrevivir, una perspectiva que desconoce de épocas, países y culturas.


Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información de alta calidad que brindamos y valorás tener otra mirada sobre lo que se discute a diario. Buscamos hacer de CINERGIA el sitio de referencia sobre entretenimiento en Argentina. Lo que importa está acá. Por eso contamos con vos para seguir renovándonos. Invitanos un CAFECITO.

Invitame un café en cafecito.app