Ejemplo lacerante de supervivencia y cuidado del otro

TÍTULO: El ártico
TÍTULO ORIGINAL: Artic
DIRECCIÓN: Joe Penna.
ELENCO: Mads Mikkelsen.
ELENCO SECUNDARIO: Maria Thelma Smáradóttir.
GUION: Joe Penna, Ryan Morrison.
FOTOGRAFÍA: Tómas Örn Tómasson.
MÚSICA: Joseph Trapanese.
GÉNERO: Drama
ORIGEN: Estados Unidos.

Un hombre (Mads Mikkelsen) varado en el Ártico está por recibir finalmente su tan aguardado rescate. Sin embargo, tras un trágico accidente pierde esta oportunidad. A partir de este hecho, debe decidir si se queda resguardado en su campamento, donde está relativamente a salvo, o si se embarca en una mortal excursión a través de lo desconocido para salvarse.


Por Gimena Meilinger

Protagonizada por Mads Mikkelsen, lo que podría haber sido una película más de supervivencia, se vuelve repentinamente una profunda reflexión sobre la decisión vital de salvar a otro.

El cine está lleno de survival movies, donde habitualmente un trágico accidente coloca al protagonista en circunstancias extremas, en general en medio de la naturaleza salvaje. Entre las conocidas, podemos mencionar: ¡Viven! (Alive, 1993), de Frank Marshall, Náufrago (Cast Away, 2000), de Robert Zemeckis, 127 horas (127 Hours, 2010), de Danny Boyle, El renacido (The Revenant, 2015), de Alejandro G. Iñarritu. Este caso es uno más de este sub-género con reminiscencias claras a esos antecedentes.

En la escena inicial de El Ártico se establece lo que el espectador debe saber: lugar, protagonista, cómo llego allí y la manera de desenvolverse ante la adversidad. Todo a partir de pocos planos, los movimientos y gestos del actor, el montaje, prescindiendo de flashbacks o diálogos. Se muestra a Overgård (Mikkelsen) cavando en la nieve, para dejar ver que está creando una señal de SOS gigante.

La historia muestra un piloto que, luego de que su avión cae, debe sobrevivir en el inhóspito Ártico. Casi sin recursos, Overgård ha logrado una rutina que le permite sobrevivir: pesca para alimentarse, se cobija dentro de los restos del avión y todos los días emite una señal de auxilio para ser rescatado. Todo esto lo mantiene vivo. Hasta que, de un momento a otro, ya no está solo en ese lugar: un helicóptero que iba a rescatarlo se estrella a causa de una tormenta de nieve y uno de sus habitantes (Maria Thelma Smáradóttir) queda con vida, pero gravemente herida.

Overgård tenía planeado un camino por donde supuestamente se podía circular, pero al ser tan montañoso, no iba a poder acarrear en trineo a la mujer malherida, por lo que se encuentra en la disyuntiva de salvar su vida o intentar salvar a los dos, lo que significa transitar más del doble de distancia y con una persona a cuestas. Aquí es donde comienza la reflexión moral del público con respecto a la toma de decisiones.

El silencio y el fondo totalmente blanco colaboran a la inmersión del espectador en la historia; logra transmitir, además de frío, las sensaciones que percibe el protagonista.
Sin contar con diálogos, Mads Mikkelsen se luce en esta ocasión, realizando un trabajo interpretativo impecable, a partir de las dramáticas expresiones de su rostro, resaltadas en primeros planos. En su mirada se perciben los miedos y dudas que experimenta sobre su próximo paso, o la desesperanza con el pasar de los minutos.
Este actor nórdico, de aspecto frío, deja todo en cada personaje que construye, como en El Ártico trasmitiendo ese desasosiego que desespera al espectador. Sin dudas, tiene aptitud y actitud de sobra para llevar adelante una película en soledad. Todo esto hace que sea la mejor actuación de su carrera, junto a la recordada La caza (Jagten, 2012), de Thomnas Vitenberg, por el cual recibió el Premio al Mejor Actor en el Festival de Cannes de ese mismo año.

Si de algo se beneficia la película es de su entorno, ya que fue rodada en el frío polar en Islandia, de su excelso director de fotografía Tómas Örn Tómasson (oriundo de ese mismo país), y claramente de la actuación de su protagonista.

Si uno busca Joe Penna en Internet, lo primero que aparece es que se trata de un youtuber muy importante (su alter ego es MysteryGuitarMan), cineasta, publicita, animador y guitarrista brasilero, viviendo en LA. En su canal de YouTube (con más de dos millones de suscriptores) se pueden ver experimentos audiovisuales y algunos cortos, entre ellos, un video donde sintetiza mil tomas en 50 segundos, es decir, qué es lo que lo llevó a la pantalla grande. Esta película es la ópera prima de un cineasta que parece haber dirigido varias películas anteriormente.

El Ártico tuvo su estreno mundial en el Festival de Cannes el año pasado, e Indiewire la calificó como “una de las mejores películas de supervivencia jamás hechas”. No se puede negar que se trata de una ponderada muestra del sub-género survival movies, con una sobrexposición de la moral en la decisión sobre salvar la vida del prójimo a cualquier costo, o no.

Argumentalmente, no suma nada nuevo a este tipo de películas, pero de igual manera llama la atención por distintos motivos, a saber: la ausencia total de diálogos, la increíble narrativa visual, la puesta en escena y la muy cercana a la perfección actuación de Mikkelsen. Penna sabe hacer tangible el frío polar y el pesar del protagonista, con la cámara en tiempo real, pero igualmente la historia va perdiendo tensión con el correr de los minutos. Aunque todo esto que transmite, quizás no termina de ser suficiente para generar en el espectador esas ganas de luchar junto al protagonista.