Un viaje al pasado

TÍTULO: El intérprete
TÍTULO ORIGINAL: Der Dolmetscher
TÍTULO ALTERNATIVO: The Interpreter
ELENCO: Jiri Menzel, Peter Simonischek, Zuzana Mauréry.
DIRECCIÓN: Martin Sulík.
FOTOGRAFÍA: Martin Strba.
GUION: Martin Sulík.
MÚSICA: Vladimir Godár.
GÉNERO: Drama.

A sus 80 años Ali Ungar encuentra un libro de un ex oficial de la SS que describe sus actividades durante la guerra en Eslovaquia. Se da cuenta de que sus padres fueron ejecutados por él. Se dispone a vengarse, pero encuentra a su hijo de 70 años, Georg, un maestro jubilado. Georg, que había evitado a su padre toda su vida, decide averiguar más sobre él y le ofrece a Ali ser su intérprete. Los dos viejos, se embarcan en un viaje agridulce para encontrarse con los testigos sobrevivientes de la tragedia de la guerra.


Por Lau Kievsky

Alí, un interprete de 80 años, busca venganza. A partir de una traducción de un libro escrito por un ex oficial nazi que estuvo en Eslovaquia durante la Segunda Guerra Mundial, descubrió que fue este quien mandó a matar a sus padres. Decide viajar a buscarlo y matarlo, pero el hombre ya había muerto. Lo recibe su hijo, quien promete darle información sobre donde fueron enterrados sus padres a cambio de que Alí pueda llevarlo a Eslovaquia para investigar sobre lo que hacía su padre durante la guerra. Ambos comienzan un viaje hacia el pasado que revelará mas descubrimientos de lo esperado.

El personaje de Alí está tan bien escrito que hace que nos interesemos por su historia casi al instante y logra que nos sumerjamos en este drama. Luego conocemos a Georg, quien lo acompañará durante el viaje y le suma un tinte más dinámico a la película.

El intérprete une a la perfección drama y comedia negra para volver a uno de los periodos más tratados por la literatura y el cine, la Segunda Guerra Mundial. En este caso, el guionista le da una vuelta de tuerca y logra mostrar esta etapa que sufrieron diversos países europeos a través de una road movie original.

Esta historia nos hace ver desde otra perspectiva la guerra, el nazismo y las personas detrás de ella. Nos hace reflexionar acerca del pasado y de cómo cada personas sufrió de una forma diferente y por eso actuó de una determinada manera. El interprete es diferente porque el elemento central de la película es un hombre que ha muerto y las personas a las que mató. Son los vivos quienes deciden viajar hacia el pasado para buscar justicia, historia o introspección.

El final es lo mejor que tiene esta historia. Es fuerte, emotivo y para nada predecible. Cambia todo lo que habíamos visto las dos horas anteriores, pero no de forma radical. No busca ser épico, sino conmovedor.

El intérprete se centra en mostrar otra cara de la Segunda Guerra mundial, centrándose en una historia particular pero sin dejar afuera todo el contexto que se dio en los países europeos. Nos hace reflexionar y emocionarnos con los personajes.