Dispuesto a perderlo todo

TÍTULO: El precio de la verdad.
TÍTULO ORIGINAL: Dark Waters
DIRECCIÓN: Todd Haynes
ELENCO: Mark Ruffalo, Anne Hathaway, Tim Robbins.
GUION: Mario Correa, Matthew Michael Carnahan.
FOTOGRAFÍA: Edward Lachman.
GÉNERO: Drama, Suspenso.
ORIGEN: Estados Unidos.

Robert Bilott, tras ejercer durante ocho años como abogado corporativo cambió de bando para enfrentarse en los juzgados a la todopoderosa multinacional DuPont Corporation por sus prácticas poco respetuosas con el medio ambiente. En el proceso arriesgó todo, su futuro, su familia y su propia vida, para exponer la verdad.


Por Lautaro Antelo

Basada en hechos reales, esta oscura historia sigue el proceso por el cual Robert Billot (Mark Ruffalo), un abogado corporativo de Ohio, arriesgó su carrera y su vida para desenmascarar las mentiras de una gran empresa.
Su labor fue siempre defender a las grandes corporativas de la Industria Química, pero la historia de Billot cambiará un día donde conocerá un granjero (Bill Camp) del pueblo donde vivió toda su infancia que despertará su interés tras acusar a DuPont, una de las más grandes empresas químicas del país y del mundo, de echar químicos en el agua del río del pueblo.

Uno de los mayores aciertos de la película se encuentra en el brillante trabajo de Edward Lachman en la fotografía, que acompaña y anticipa desde un principio la trama y envía un mensaje al espectador: “El mundo es un lugar oscuro”. Si la película va a hablar de aguas turbias y compañías con secretos dañinos, que irán creciendo a medida que avance la trama, la fotografía tendrá las mismas características y nos sumergirá en el universo inquietante y sombrío que la historia plantea. Si les interesa ver más acerca de la labor de Lachman junto a Todd Haynes, director de la película, pueden ver Carol, estrenada en el 2015. Donde su trabajo como director de fotografía le valió una nominación a los Oscars.

Otro acierto, y probablemente el más importante, fue castear a Mark Ruffalo como protagonista. Su forma de actuar es naturalmente inquietante, siempre fue así. Hasta a veces aburre verlo haciendo casi siempre los mismos personajes. Pero en esta película, su interpretación estresante y tensa transmite sus sentimientos al espectador, cumple con su propósito y es quien sostiene al filme de caer en una historia abrumadora más.

Todo acerca de esta película es oscuro. La trama, la fotografía, las actuaciones y bueno, literalmente, el agua. No es una gran película. Pierde por momentos el hilo de tensión que intenta mantener constantemente, y se ahoga en sus propias aguas turbias. Sin embargo, por más que haya algo denso en la manera en que está contada la historia es interesante, y si buscan un thriller con un estilo similar al de David Fincher (quien nos tiene a la espera de su nueva película) El precio de la verdad quizá les brinde lo que están buscando.