Invitame un café en cafecito.app

Netflix te pondrá a dormir

Una madre trabajadora de los suburbios de alguna ciudad alemana se da cuenta que la pastilla recetada por su psiquiatra inhibe el desarrollo de sus super poderes haciéndola pasar por una ciudadana común. Ignorando la conspiración y el poder que hay detrás de su clínica de rehabilitación y sus psiquiatras, emprenderá una odisea de autodescubrimiento de sus poderes y su verdadera identidad.


Por Mauro Porrás

Freaks: You’re One of Us, la nueva producción alemana de Netflix, no logra justificar su propia existencia en un campo abarrotado de películas de superhéroes.

La vida de una mesera pasiva que enfrenta problemas económicos con su familia cambia cuando descubre que posee súper poderes con la ayuda de un misterioso extraño.

La productora y gigante plataforma de streaming mundial Netflix vuelve a estar aquí con otra nueva película, esta vez una producción alemana escrita por Marc O. Seng, quien es más conocido por haber coescrito varios episodios de la críticamente aclamada serie Dark. Además de eso y sin ningún tipo de marketing sobre este proyecto, no estaba seguro en qué me estaba metiendo. Claro, el departamento de películas de Netflix es más un error que un éxito, pero sin embargo, es alentador ver a la compañía distribuyendo películas independientes con un elenco y profesionales relativamente desconocidos detrás de cámara.

Dicho todo esto, Freaks: You’re One of Us es un desastre de película y un recordatorio que la productora de California continúa con el objetivo de sumar cantidad de contenido propio a su plataforma con poca o ninguna consideración respecto a la calidad de tal proyecto. Si el concepto vende y es fácil de entender, lo produciremos o distribuiremos.

El comienzo de la película es en realidad la mejor parte, ya que funciona como un prólogo para crear misterio, una sensación de asombro y establecer el tono con una paleta de colores grises que resalta un evento traumático en la vida de nuestro protagonista. A partir de ahí, la películas simplemente hace implosión en uno de los proyectos audiovisuales más predecibles, genéricos, y aburridos sobre superhéroes de las últimas décadas.

Para empezar, tenemos un gran problema con la actriz principal aquí. No estoy familiarizado con el trabajo anterior de Cornelia Gröschel, pero esta dama ofrece una de las actuaciones más aburridas que he presenciado en una actriz principal. Su rango de actuación es tan limitado que incluso cuando ocurre un evento sobrenatural frente a su personaje, su reacción es inexistente. Disculpen, pero si yo, como ser humano normal, no me asusto o entro en shock cuando descubro que siempre he tenido súper poderes, es porque estoy ciego o porque soy Cornelia Cröschel. Su trabajo de actuación se puede resumir a una conocida madre suburbana aburrida con la que puedes toparte mientras haces las compra y no puedes soportar tener más de dos minutos charlando antes de caer en coma frente al sector de los detergentes. Si vas a tener un guion olvidable, entonces contrata a una actriz principal que pueda elevar el material con carisma y fuertes actuaciones. El resto de los actores hace un mejor trabajo actuando pero se pierde en la mediocridad del film.

Necesitamos hablar sobre el guion porque logra hacer algo que nunca creí posible. De alguna manera, después de dos décadas de ver cómo evolucionaban las adaptaciones al cine de cómics con cineastas que impulsaban las historia para crear logros notables en la narración del genero nunca antes visto, Marc O. Seng decidió que sería una buena idea desechar todo eso y simplemente escribir la historia más aburrida, predecible y sin originalidad alguna sobre superhéroes.

Marca en la casilla todos los sucesos que esperarías de una película de este calibre, pero de la manera más predecible posible:
Héroe descubre sus poderes: comprobado.
Héroe prueba sus poderes: comprobado.
Héroe descubre que no es la único con poderes: comprobado.
Héroe forma una alianza con otros Superhéroes: comprobado.
Una organización en las sombras está detrás de ellos: comprobado.
Oh, no, tenemos un compañero de equipo rebelde que ahora se une a nuestro enemigo y ha capturado a mi familia: comprobado.

La trama se encuentra tan apresurada para tener todos estos elementos que no hay una progresión natural de dichos acontecimientos, simplemente suceden porque eso es lo que sucede en un cómic. Pero ese no es el caso desde finales de los años treinta. Marc O. Seng incluso tiene el descaro de establecer una secuela y expandir “el universo” en el final del film, pero no logra justificar la existencia de su historia en un campo abarrotado de adaptaciones sobre cómics, ya que no agrega ningún matiz nuevo al género.

El director alemán Felix Blinder logra mantener el tono de la narración audiovisual, pero las secuencias de acción están filmadas de la manera más letárgica posible y en general no es un film visualmente interesante. Con una Fotografía digital plana, la película anuncia ‘film de baja producción para la televisión’ en casi todas las tomas. Además los intentos de humor en el film son tan blandos, infantiles y sin ingenio que es difícil entender para qué clase de audiencia apunta.

Freaks: You’re One of Us es una de las películas más dolorosamente aburridas, sin originalidad, y predecibles sobre superhéroes del cine moderno que nunca debió haber salido del borrador donde fue concebido, así como un gran paso atrás para la división de largometrajes originales de Netflix.

Reseña Panorama
Mala
10 %
VíaMauro Porrás
Compartir
Artículo anteriorReview: El caso Collini, de Marco Kreuzpaintner