Proyección en el Festival de Cine Alemán

La voz del proletario, pero también la del idealista. La música de un poeta con alma de payaso, de un romántico con convicciones aparentemente imperturbables. El rock de toda una generación. Bernard “Gundi” Gundermann, uno de los músicos más influyentes de Alemania Oriental, murió con apenas 43 años en 1988. Este biopic musical fue filmado por Andreas Dresen, con una verdadera admiración y capacidad crítica hacia el personaje, y cuenta con la actuación de Alexander Sheer, quien también canta todas las canciones originales.

El filme revisita la figura y obra de Gundi no solo para retratarlo bajo el aura de su linaje dylaniano y springsteeniano (con una extrema calidad musical), sino también para ofrecer un fresco histórico del sentimiento paranoide y las traiciones políticas de su tiempo. Y es que Gundermann también fue un espía-espiado de la Stasi, que vivió en perpetua esquizofrenia ideológica y existencial, luchando por su arte de protesta al tiempo que mantenía su pluriempleo como “perforador” de yacimientos petrolíferos y líder de una banda de rock. La película logra trascender la remanida historia de ascenso y caída para mostrar algo vivo y conmovedor, una oda a la patria, un divertido y hermoso relato de amor y culpa, de amistad y compromiso, una fábula entre lo íntimo y lo épico sobre el tiempo y sus heridas que ofrece una nueva (y musical) mirada a las contradicciones de la RDA.


Gundermann es un muy buen relato del director Andreas Dresen, quien en esta película cuenta la historia real de Bernard Gundermann, una suerte de trovador que se enfoca en su carrera musical como parte de una banda en tanto continúa con su empleo, porque no desea lujos ni abandonar su lugar de “obrero”. En tanto, trasciende información sobre decisiones personales y políticas cuestionables y siente que se encuentra en una encrucijada moral al respecto.

La mirada sobre la interpretación del músico es destacable y deja ver un cuidado en el trabajo con el actor que lo interpreta (Alexander Sheer), quien canta las canciones originales de “Gundi”. Es valioso encontrarse que no cae en lugares comunes y guía al espectador por el camino de las pasiones, las dudas, los deseos y las necesidades de este cantautor sin abandonar la mirada crítica que le hace justicia a una muy buena producción, convirtiéndola en una biopic más que interesante.

La revisión sobre los errores ideológico-políticos, la mirada analítica sobre la RDA y las cuestiones de fondo que evidentemente han servido para construir desde la sociedad un país que supo comprender qué equivocaciones no deben volver a cometerse. Tal vez deberíamos aprender un poco de los alemanes al respecto. De ello saben bastante.

Gundermann es un relato bien construido en un excelente balance entre revisión humana e histórica y biopic.

Gundermann se proyecta en Village Recoleta viernes 13 a las 22.10 horas, domingo 15 a las 19.40 horas; en Village Caballito jueves 12 a las 19.40 horas y domingo 15 a las 22.10 horas.