La acción no termina

TÍTULO ORIGINAL: Johnny English 3.0
TÍTULO ALTERNATIVO: Johnny English Strikes Again
ELENCO: Rowan Atkinson.
ELENCO SECUNDARIO: Jake Lacy, Olga Kurylenko, Miranda Hennessy, Emma Thompson.
DIRECCIÓN: David Kerr.
FOTOGRAFÍA: Florian Hoffmeister.
GUION: Robert Wade.
MÚSICA: Howard Goodall.
GÉNERO: Comedia, Aventuras, Acción.
ORIGEN: Reino Unido, Estados Unidos.

Cuando un ataque cibernético revela la identidad de todos los agentes secretos activos en Gran Bretaña, Johnny English se convierte en la única esperanza del servicio secreto. Recién salido de su retiro, English se sumerge en la acción con la misión de encontrar al hacker responsable. Como un hombre de pocas habilidades y métodos analógicos, Johnny English debe superar los desafíos de la tecnología moderna para hacer de esta misión un éxito.


Por Emilio Guazzaroni

Volvió Johnny English a la pantalla grande. Esta es la tercera entrega de la saga protagonizada por Rowan Atkinson (Mr. Been), y por primera vez dirigida por David Kerr. Luego de su primer film en 2003 y el segundo en 2011, se creía que la acción estaba terminada, pero no fue así. La parodia a James Bond siguió creciendo y lamentablemente de la peor manera.

Johnny English (Atkinson) está retirado del servicio de agentes secretos en Reino Unido, y se dedica a dar clases de geografía. Luego de un ataque cibernético, el país necesita la ayuda de éste torpe y distraído personaje. Para eso, entre sus requisitos básicos está su fiel acompañante, Bough (Ben Miller). El mundo ya no es como lo conoce y se quedó en el tiempo, casi tanto como los chistes a lo largo de la película.

La narración se agarra del humor físico constante, característico de este actor que supo llevar al personaje Mr. Been a estar entre los más conocidos del mundo. Lamentablemente la gracia envejeció y lo que parecía divertido, carece de sentido. Solo con mínimos destellos de lucidez narrativa y la capacidad actoral de Rowan, el film se mantiene a flote, siendo (por momentos) entretenido.

El guion se encarga de caricaturizar a todos los personajes para llevar al extremo cada situación. La fotografía está correcta, como también la música. El personaje, la forma de hacer comedia y éste tipo de películas ya quedaron viejas, tal vez funcione mejor para personas entre 8-15 años.