El tiempo es tirano

TÍTULO ORIGINAL: La forma de las horas
DIRECCIÓN: Paula de Luque.
ELENCO: Julieta Díaz, Jean Pierre, Paula Robles.
GUION: Paula de Luque.
FOTOGRAFÍA: Hugo Colace.
MÚSICA: Leo Sujatovich.
GÉNERO: Drama.
ORIGEN: Argentina.

En tan solo 24 horas una historia de amor llega a su fin. Esta es la crónica de un derrumbe amoroso.


Por Gastón Dufour

¿Es acaso la película de Paula de Luque uno de los films nacionales del año más complejo de entender? Muy probablemente esta dura calificación sería una pintura cercana a la realidad. Y es que no es el problema la mirada poética sobre el amor, la cuestión de la mujer y su reconstrucción luego de una ruptura de pareja, las dudas que sobrevienen. Todo ello está perfectamente construido por Julieta Díaz, una de mis actrices locales preferidas, dueña de un manejo de las emociones maravilloso, capaz de conmover hasta a Largo Addams.

La construcción del desdoblamiento emocional del personaje está bien pensado y hasta tiene segmentos en que el desarrollo es armonioso, pero luego choca contra su propia ambición cuando se impone un estiramiento inexplicable de las situaciones que el personaje manifiesta al respecto simbolizados en una escena con efectos dignos de un ejercicio audiovisual de segundo año de la peor escuela de cine que alguien pueda imaginar.

Alguno puede decir que es una cuestión de presupuesto y “bla bla bla”. O una “idea estética”. Este año vi al menos cuatro películas nacionales que con una posibilidad de gastos más que acotado entregaron un contenido perfecto o casi perfecto en términos visuales, narrativos, actorales, de puesta. No siempre se trata de dinero, gente. Claro, cada director puede elegir, y de eso se trata, la visión que desea definir su película y la historia que quiere contar. Pero esto es bastante deforme.

Una pena porque, como digo, el planteo general de la historia no es del todo malo, tiene un sentido, es emotivo, Julieta Díaz se luce y logra conmover, hace una pareja perfecta con Jean Pierre Noher. Luego, el resto de las cuestiones técnicas y de desarrollo, no merecen mayores comentarios y en cuanto funcionan, no merecen mayor crítica negativa al respecto.

La forma de las horas es una película que tiene algunos puntos teóricos altos en su construcción respecto de las cuestiones emocionales del personaje pero que pierde efectividad a medida que ahonda en la explicación poética de los mismos.