La propia forma de existencia

TÍTULO ORIGINAL: Los reyes
DIRECCIÓN: Iván Osnovikoff y Bettina Perut
GÉNERO: Documental
PAÍS: Argentina y Chile

Los Reyes es el skatepark más antiguo de Santiago de Chile. Pero los verdaderos reyes de esta historia son Fútbol y Chola, dos perros que han convertido en su hogar este espacio abierto lleno de patinetas y adolescentes rebeldes. A la enérgica Chola le apasiona jugar con pelotas que encuentra por ahí. Las coloca en el borde de las piscinas en las que los skaters hacen sus trucos y las atrapa justo antes de que caigan. Fútbol, el perro más viejo, la mira con impaciencia y ladra sin parar para que Chola deje caer las pelotas. A través de voces fuera de cuadro escuchamos a los adolescentes que los rodean, cada uno con su historia, a veces cómica y a veces problemática. Pero las imágenes de esta película se centran en los perros y en su propia forma de existencia, mientras juegan con una pelota, persiguen burros y motocicletas, o se relacionan sutilmente entre ellos.


Por Walter Pulero

Fútbol es un viejo perro mestizo y Chola una joven labradora. Durante toda la película la cámara de Pablo Valdes los sigue sin perderlos de vista, mientras se tiran a descansar a la sombra, juegan en el parque o se resguardan de la lluvia. El director se preocupa por filmar cada detalle de sus dientes, hocicos, patas y colas, lo que nos lleva a empatizar con los protagonistas.

Los ruidos y silencios que vamos a escuchar proviene de los humanos que pasean por el parque, quienes intercambian palabras acerca de sus vidas y sus hábitos, sobre todo charlas acerca de la marihuana. La película no cuenta con música, pero radican en el diseño de sonido de Janis Grossmann y Roberto Espinoza los detalles y la atmósfera que se construyen alrededor de la trama y se complementa con la mirada desde la perspectiva de los perros que el director nos intenta mostrar.

Los Reyes es un documental poco convencional, que por momentos también presenta algunas situaciones cómicas, derivadas de la propia gracia de los animales, y juega con el espectador para seguir el ritmo del relato.