Los muertos no hablan

TÍTULO: Morto Não Fala
TÍTULO ORIGINAL: Morto Não Fala
DIRECCIÓN: Dennison Ramalho
ELENCO: Daniel de Oliveira, Fabiula Nascimento, Bianca Comparato, Annalara Prates, Marco Ricca, Cauã Martins
FOTOGRAFÍA: André Faccioli
GUION: Cláudia Jouvin, Dennison Ramalho
GÉNERO: Terror
ORIGEN: Brasil

Stênio trabaja en el turno de noche de la morgue de una ciudad grande y violenta. Durante sus horas difíciles, nunca está solo, ya que está dotado de la capacidad paranormal de hablar con los muertos. Sin embargo, cuando las confidencias que escucha desde el otro lado revelan los secretos de su propia vida, Stênio desata una maldición que atrae el peligro y la muerte demasiado cerca de él y de su familia.


Por Emanuel Juárez

Morto Não Fala (2018) marca la iniciación como director de Dennison Ramalho, quien no es ajeno a las películas de terror y ya pudo demostrar esto ofreciendo uno de los segmentos dentro de la conocida ABCs of Death 2 (2014). Con su primer largometraje, Ramalho ofrece un debut efectivo e intenta aportar algo diferente a lo que venimos acostumbrados dentro del cine de género, pero al avanzar la trama, también encuentra sus altibajos al momento de repetir las situaciones una y otra vez.

La historia en cuestión se centra en Stênio (Daniel de Oliveira), un trabajador de una morgue brasileña, que tiene la capacidad de hablar con los muertos, pero bajo la regla de no poder revelar ninguna de las confesiones. Cuando una determinada situación lo conduce a utilizar el secreto de uno de sus cadáveres para llevar a cabo una venganza, desatará una maldición que pondrá en peligro su propia vida y la de sus seres queridos.

La estética expuesta por este proyecto es sorprendente. Ramalho traslada su narración a los crudos y violentos callejones de São Paolo y a medida que los temores crecen, la ciudad se vuelve aún más oscura. Mediante este escenario, vemos reflejada la vida que lleva nuestro protagonista, una vida monótona, aburrida y agotada que se imprime dentro de las paredes de su propio hogar.

Si bien la película invierte mucho más en lo gráfico que en el peso de su guion, logra que conectemos con todas las situaciones establecidas por sus personajes. En ningún momento se hace abuso de los conocidos jumpscares ni de la tecnología CGI (cosa que se agradece en propuestas de este tipo) y se busca incomodar al espectador desde la atmósfera recreada por la fotografía y el sonido. Las actuaciones ofrecidas por el elenco son bastante correctas y aunque toda la acción recae sobre Daniel de Oliveira, el resto hace un trabajo decente y los personajes son bien desarrollados durante el desenlace de la narración.

Morto Não Fala es un largometraje que parte de una premisa interesante, brindando una opción sólida dentro del género, pero así también, a medida que la desgracia va creciendo para sus protagonistas, la película comienza a perder fuerza debido a una estructura repetitiva que vuelve al metraje bastante tedioso. No obstante, a pesar de sus fallas, no deja de ser un producto recomendable y Dennison Ramalho es un director para tener en cuenta dentro del horror latinoamericano.