Las apariencias engañan

TÍTULO: Olé! El viaje de Ferdinand
TÍTULO ORIGINAL: The Story of Ferdinand
DIRECTOR: Carlos Saldanha.
FOTOGRAFÍA: Renato Falcão.
GUION: Robert L. Baird, Tim Federle, Brad Copeland.
MÚSICA: John Powell.
VOCES ORIGINALES: Kate McKinnon, John Cena, Gina Rodriguez, David Tennant, Bobby Cannavale.
GÉNERO: Familiar, Animación.
ORIGEN: Estados Unidos.

Ferdinand es un pequeño toro que prefiere quedarse sentado bajo un árbol oliendo las flores, a saltar, resoplar y chocar cabezas con otros toros. A medida que crece y se hace más fuerte, su temperamento se mantiene igual de tranquilo, pero un día llegan cinco hombres a elegir al toro más grande, rápido y rudo para llevarlo a Madrid….y Ferdinand es elegido por error.


Por Alina Spicoli

Olé! El viaje de Ferdinand (Ferdinand, 2017) es una película animada 3D dirigida por el brasileño Carlos Saldanha, conocido por La era de hielo 2: El deshielo (Ice Age: The Meltdown, 2006) y los films de Río (2011 y 2014). Basada en el libro infantil “The Story of Ferdinand” (1936) de Munro Leaf, el guion estuvo a cargo de Robert L. Baird, Tim Federle y Brad Copeland. Cuenta con las voces originales de John Cena, Lily Day, Jerrod Carmichael, Kate McKinnon, Peyton Manning, Anthony Anderson, David Tennant, Miguel Ángel Silvestre y el cantante Juanes, que también participa con una canción. La película está nominada en las categorías de “Mejor Película Animada” y “Mejor Canción Original” (por “Home” de Nick Jonas) en los Globos de Oro.

Ambientada en España, la historia se centra en Ferdinand, un toro que desde pequeño es diferente a los demás. Él se considera amante y protector de cualquier tipo de flor y no comprende el objetivo de luchar contra sus compañeros en el establecimiento Casa del Toro. Cuando escapa de ese lugar hostil, Ferdinand comienza a vivir en la granja de Juan y su pequeña hija Nina. Por un desafortunado episodio, al crecer es llevado de vuelta a donde nació. Ahora no sólo debe soportar que los otros toros no entiendan su estilo de vida, sino también tendrá que lidiar con “El Primero”, un hombre que lo selecciona para enfrentarlo en la Arena más importante de Madrid.

Con colores brillantes y una buena representación de las costumbres españolas, la película deja varios mensajes importantes que pueden llegar a diluirse por culpa de la gran cantidad de comedia apuntada a los niños. Estas situaciones graciosas probablemente no lleguen a serlo para los adultos, ya que en cierta parte de la película se sienten alargadas y puestas a propósito para alivianar el drama del relato. La cabra Lupe (Kate McKinnon) es un personaje que solo tiene como objetivo tirar chistes, así como el Flash que vimos hace poco en Liga de la Justicia. Algunos dan resultado, pero a medida que avanza la trama llegan a cansar por dar vuelta siempre sobre lo mismo. El problema radica en que como espectador generaba mucho más interés el progreso de la relación entre Nina y Ferdinand, pero el crecimiento del animal junto a su amistad con la niña sólo nos lo muestran en un compilado de pocos minutos con música alegre de fondo. Si la nena va a estar en el póster principal, esperábamos verla mucho más.

A pesar de ello, la historia atrapa tanto a chicos como a adultos gracias a la empatía genuina que se logró con el protagonista. Desde un principio conocemos la forma de ser de Ferdinand, lo cual nos lleva a no entender por qué a los demás, tanto humanos como animales, les cuesta tanto respetarlo. Hay críticas significativas hacia los que piensan que los toros en este mundo sólo sirven para luchar, cómo el hombre se cree con el poder de decidir sobre la vida de otro ser vivo y el bullying que existe por considerar “diferente” al prójimo. También se deja una moraleja sobre las apariencias: a Ferdinand se lo considera el mejor toro para combatir por su impactante contextura física y tamaño, sin embargo casi nadie presta atención a lo que es él por dentro.

Puede que Olé! El viaje de Ferdinand tome el camino más simple en vez de profundizar sobre las temáticas importantes planteadas, no obstante resulta una película tierna para disfrutar en familia que algo deja muy en claro: pase lo que pase, no pierdas tu esencia.