De Paternal a Israel

TÍTULO ORIGINAL: Paternal
DIRECCIÓN: Eduardo Yedlin.
GUION: Eduardo Yedlin.
FOTOGRAFÍA: Pablo Zubizarreta.
MÚSICA: Luz Nobili Frenkel.
GÉNERO: Documental.
ORIGEN: Argentina.

Uno de los cien barrios porteños, Paternal es muchos a la vez. Futbol y rock & roll en el aire, hebreos y bodegas abandonadas. De Paternal era Manuel Roitman, un excelente pantalonero. Allí vivían con su esposa Susana. En 1968, en la kermesse de la escuela del barrio sus hijos ganaron una guitarra. Ese día, la madre decidió que uno de ellos sería músico. Años después Isidoro se graduó en música antigua en una afamada academia de Inglaterra. Su hermano, Adolfo desde la infancia soñaba la Antigüedad, la historia lejana. Se graduó en Antropología en la Universidad de Buenos Aires, en plena dictadura. En las aulas se hablaba del “Bien” y del “Mal”, del enemigo. Él se refugiaba en sus estudios de rabinato. En 1987 emigró a Israel donde hizo su postgrado en estudios interreligiosos, siempre con honores. Y en Jerusalén se fascinó con el mayor descubrimiento arqueológico del siglo XX, los Rollos del Mar Muerto, la Biblia más antigua jamás hallada. Desde 1994 es el curador de ese tesoro, el exégeta y divulgador de los mensajes contenidos en esos trozos de piel animal de más de dos mil años de antigüedad.


Por Gastón Dufour

Uno de los cien barrios porteños, Paternal es muchos a la vez. De Paternal era Manuel Roitman, un excelente pantalonero. Allí vivían con su esposa Susana. Su hijo Adolfo desde la infancia soñaba la Antigüedad, la historia lejana. Se graduó en Antropología en la Universidad de Buenos Aires, en plena dictadura. En 1987 emigró a Israel donde hizo su postgrado en estudios interreligiosos, siempre con honores. Y en Jerusalén se fascinó con el mayor descubrimiento arqueológico del siglo XX, los Rollos del Mar Muerto, la Biblia más antigua jamás hallada. Desde 1994 es el curador de ese tesoro, el exégeta y divulgador de los mensajes contenidos en esos trozos de piel animal de más de dos mil años de antigüedad.

Paternal, de Eduardo Yedlin, es un documental absolutamente prescindible, que habla del encuentro de dos hermanos y mueve varios hilos narrativos en paralelo para sostener el relato. Al final no logra darle volumen a ninguna de las puntas que trabaja y todo es confusión más confusión, y un poco de una sensación que embarga al espectador al verse testigo de un video con emociones para un grupo reducido del que no forma parte.

No hay nada que decir del resto de las áreas porque en lo técnico es correcta y funciona en ese sentido; digo funciona porque es lo mínimo que se le puede pedir. Si se sumáramos problemas en este sentido, estaríamos todos preguntándonos qué pasó en el medio.

Un ir y venir en los procesos de crecimiento personal de Roitman no logran llegar a la pantalla en los términos buscados y el equilibrio narrativo se vuelve confuso, no ahonda en las líneas dispuestas y se vuelve un embrollo leve pero esto es suficiente para que al espectador no le cuente nada.

Impresiona algo el recorrido por lugares históricos pero como tampoco se avanza mucho en ello, tal vez se puede volver uno reconocible en el camino y las visitas al barrio que le da título a la película. No mucho más que eso.

Paternal es un documental bastante olvidable que cuenta una historia en la que fuera de un pequeño grupo, todo el resto se queda afuera.