El crimen perfecto

TÍTULO ORIGINAL: Punto muerto
DIRECCIÓN: Daniel de la Vega.
ELENCO: Luciano Cáceres, Rodrigo Guirao Díaz, Natalia Lobo.
GUION: Daniel de la Vega.
FOTOGRAFÍA: Alejandro Giuliani.
MÚSICA: Luciano Onetti.
GÉNERO: Thriller.
ORIGEN: Argentina.

Luís Peñafiel es un escritor que acaba de finalizar una novela que plantea un crimen perfecto cometido en una habitación cerrada. Festeja haber encontrado la mejor idea de su vida en una convención de autores, donde conoce al joven escritor Gregorio Lupus y al crítico literario Edgar Dupuin, con quienes comparte su asombroso desenlace. Luís se gana el respeto y la admiración de ambos, ya que nadie jamás había encontrado una resolución tan convincente como la suya para el enigma de la habitación cerrada. Esa misma noche, Edgar Dupuin es asesinado siguiendo el mismo patrón que relata su historia.


Por Gastón Dufour

En un homenaje sentido a la literatura de misterio y terror, y excelentemente trabajado en su desarrollo para el camino final a una entrega magnifica y a la vez una clase perfecta de cine, Daniel de la Vega da origen y presenta Punto muerto; me atrevo a decir, considerando que su trabajo como director es impecable, estamos frente a una de sus mejores obras.

De la Vega da en el punto en la búsqueda y trabajo del ritmo necesario, y trabaja, a partir de un elenco perfecto, resuelve, con la decisión de generar una película en B&N, un relato supremo que realmente es un gusto ver en la pantalla grande.

El enfrentamiento entre los dos protagonistas principales, Osmar Nuñez como Peñafiel y Luciano Cáceres, como el afectado crítico que le propone el reto que genera el primer puntapié de la trama, es muy logrado. No se quedan atrás los restantes integrantes del elenco: Daniel Miglioranza, Enrique Liporace, Rodrigo Guirao Díaz, Diego Cremonesi, Sergio Boris y Natalia Lobo.

Alejandro Giuliani realiza un perfecto trabajo con la fotografía y lo mismo ocurre con Luciano Onetti y la música creada exclusivamente para la película.

Punto muerto es un maravilloso y sentido recordatorio del cine clásico y de la literatura de horror y de misterio, con la calidad de una película que puede perfectamente convertirse en un trabajo a la altura de las más grandes muestras del cine local.