Invitame un café en cafecito.app

El lado oscuro de los influencers

TÍTULO ORIGINAL: Spree
DIRECCIÓN: Eugene Kotlyarenko
GUION: Eugene Kotlyarenko, Gene McHugh
FOTOGRAFÍA: Jeff Leeds Cohn
ELENCO: Joe Keery, Sasheer Zamata, David Arquette, Kyle Mooney, Mischa Barton, Frankie Grande, Lala Kent, Joshua Ovalle, Reatha Grey, Caroline Hebert, Sunny Kim, Linas Phillips, John DeLuca, Jessalyn Gilsig, Sean Avery, Victor Winters-Junco, Amir M. Korangy, Valeria Malikova, Amia Batoon, Michael Chubb, Ciro Suárez, A.J. Del Cueto, Honor Levy, Andy Faulkner, Marques Buford, David Cárdenas
GÉNERO: Comedia. Thriller. Terror
PAÍS: Estados Unidos

Desesperado por conseguir nuevos “followers”, Kurt Kunkle es el conductor de un Uber que ha ingeniado un plan mortífero para hacerse viral.


Por Gonzalo Schiffer

Spree, como lo vemos en su trailer, expone sin filtros la peligrosa necesidad obsesiva y hasta compulsiva de un joven en redes sociales, para volverse viral y mostrarse todo el tiempo y lograr visualizaciones, likes, comentarios, y toda esa parafernalia superficial extrema de esta cultura influencer y youtuber en la actual “liga y competencia” de social media.

El protagonista, compuesto desde un principio como un solitario personaje con mucha hiperactividad y afán por triunfar en las redes sociales, se va convirtiendo de a poco en un homenaje a Psicópata Americano “estilo era digital”, y aquí hay una gran actuación de Joe Keery, el joven actor de Stranger Things de Netflix, muy comprometido con su papel y con expresiones faciales muy creepys. Se trata de un personaje con mucha dimensionalidad y con una bipolaridad aterradora, que realmente da miedo a medida que va cometiendo atrocidades para poder ser visto por muchas personas en Instagram Live.

La realización audiovisual y puesta de cámara es leal a cómo funciona la comunicación en redes sociales: webcams, chats interactivos, comentarios en videos y por supuesto la cámara que utilizó el protagonista Scott para grabarse. Es por eso que destaco la actuación de Joe Keery, porque debe sostener un ritmo frenético durante toda la película, para que esta visualización en primera persona no decaiga y aburra.

El desarrollo dramático de la historia presenta diferentes tonos de géneros. Es decir, hay suspenso y terror en base a un psicópata, pero también se le da lugar a la comedia, con un humor negro y sátira social de estos personajes egocéntricos que aparecen en diferentes plataformas sociales. Incluso este alocado protagonista puede llegar a ser muy cómico en determinadas escenas, y en otras secuencias da hasta lástima, y esto es algo muy triste de la película, porque ilustra con claridad el desapego y bajeza afectiva y de carácter que puede producir en uno, el no ser considerado importante en esta escala de valores que se ha creado en todas estas redes sociales, independientemente del brutal problema mental de Scott, que es un factor motivacional de su accionar enfermizo.

Algo que hay que aclarar, es que Spree no dirige su crítica a toda la comunidad de influencers o youtubers, si no que la mirada esta puesta más en ese amplio sector de figuras de internet, que para valerse de monetizaciones y reproducciones, acude a una creatividad inhumana, que rompe siempre la ética y moral, aquellos videos en YouTube por ejemplo en la categoría de “bromas pesadas” que humillan a personas, con un alto grado de agresividad y perversidad, como filmar a personas en situación de calle y jugarles una mala pasada para generar un impacto de imbecilidad enorme.

Por eso es que separo en esta reseña a aquellos creadores en redes sociales y YouTube, que aportan a los internautas conceptos interesantes, bien trabajados, con investigación y seriedad, producciones de calidad, del género y formato que sean, sin corromper ni burlarse abusivamente de nadie.