Invitame un café en cafecito.app

Respetando las reglas de toda secuela

TÍTULO: La niñera: Reina letal
TÍTULO ORIGINAL: The Babysitter: Killer Queen
DIRECCIÓN: McG
GUION: Dan Lagana
FOTOGRAFÍA: Scott Henriksen
ELENCO: Judah Lewis, Hana Mae Lee, Robbie Amell, Bella Thorne, King Bach, Jenna Ortega, Emily Alyn Lind
GÉNERO: Comedia. Terror
PAÍS: Estados Unidos

Dos años después de derrotar a la secta satánica liderada por la niñera Bee, Cole trata de olvidar su pasado para centrarse así en sobrevivir al instituto. Cuando viejos enemigos regresan, Cole no tendrá más remedio que volver a enfrentarse a las fuerzas del mal.


Por Emanuel Juárez

En el año 2017, La niñera (The Babysitter, 2017) resultó una grata sorpresa para los amantes del género. La película sobre una joven que lideraba una secta satánica ofrecía un mix de humor absurdo, entre lo teen y el slasher, que cautivó a muchos. La puerta hacia una posible continuación siempre estuvo abierta y tres años después, Netflix lo hizo.

Los hechos ocurridos durante la primera entrega, protagonizada por Samara Weaving, quedaron atrás. Esta vez, nos encontramos con un Cole (Judah Lewis) más maduro, luego de que nadie creyera lo sucedido, junto a su mejor amiga Melanie (Emily Alyn Lind), quien parece ser la única persona con la que puede contar.

Tal como la original, La niñera: Reina letal (The Babysitter: Killer Queen, 2020) cuenta con la dirección de McG y si entendieron y disfrutaron el juego que ofrecía esa entrañable horror comedy, probablemente se regocijen con esta innecesaria, pero extremadamente divertida secuela.

Los elementos sorpresa que supo tener su antecesora ya fueron explotados, pero esta historia demuestra que siguiendo las reglas de toda secuela, las cosas pueden funcionar. Quizás a menor escala, pero a quién le interesa eso si ya sabemos lo que estamos dispuestos a ver.

Acompañado de un guion de Dan Lagana y con la exageración como modus operandi, McG lleva el largometraje a un nuevo nivel de locura que brinda varios giros y pequeños guiños hacia los clásicos del cine. The Babysitter: Killer Queen tiene los mismos elementos que la convirtieron en esa agradable joyita, pero potenciando el absurdo e importándole poco y nada tomarse en serio.

Del elenco no hay mucho que aclarar, todo el reparto original vuelve al ruedo y de una manera bastante convincente. Puede que notemos la ausencia de Samara Weaving, pero la película se las rebusca bastante bien para no dejar de ser un espectáculo a pura adrenalina y gore, al ritmo de un soundtrack que es para aplaudir.

En conclusión, con The Babysitter: Killer Queen, McG logra entregar un producto digno y aceptable. Más divertida, más absurda y mucho más exagerada que su primera parte, porque a fin de cuentas, eso es lo que nos fascinó de esta película.