Invitame un café en cafecito.app

Una reversión artúrica tan inagotable como fascinante

TÍTULO ORIGINAL: The Green Knight
DIRECCIÓN: David Lowery
GUION: David Lowery
MÚSICA: Daniel Hart
FOTOGRAFÍA: Andrew Droz Palermo
ELENCO: Dev Patel, Barry Keoghan, Alicia Vikander, Ralph Ineson, Kate Dickie, Erin Kellyman, Joel Edgerton, Sarita Choudhury, Sean Harris, Helena Browne, Emilie Hetland, Anthony Morris, Megan Tiernan, Noelle Brown
GÉNERO: Fantástico. Drama. Thriller
PAÍS: Estados Unidos

La historia medieval de Sir Gawain y el caballero verde contada desde el punto de vista del género de la fantasía.


Por Ignacio Rapari

La nueva película de David Lowery (Ain’t Them Bodies Saints, A Ghost Story), producida por la reconocida firma de A24, propone escaparse de todas las convenciones del cine de aventuras mainstream para ofrecer un relato sin dudas magnético para el público más arriesgado, pero abrumador para quienes busquen únicamente entretenimiento.

Gran parte de los elementos que giran alrededor de The Green Knight pueden sin lugar a dudas imaginarla, en primera instancia, como una propuesta que reúne las características que hacen al cine industrial de presupuestos siderales, desde un nivel visual apabullante –que no obstante posee sus sellos autorales distintivos- a los ejes argumentales más sinópticos de la película, que presentan a un héroe que deberá realizar un viaje repleto de amenazas, tanto humanas como fantásticas. Sin embargo, el flamante título de A24 (adaptación del poema arturiano anónimo del siglo XIV, Sir Gawain y el Caballero Verde), productora arraigada de manera absoluta al cine independiente de los últimos años, vuelve a apostar con creces al diferencial y lo logra sin la necesidad de acudir al esnobismo o a lo puramente experimental.

La historia nos presenta a Gawain (Dev Patel), un despreocupado joven que pasa sus días bebiendo y con la compañía de su amante, Essel (Alicia Vikander, quien interpreta un doble papel). Si bien Gawain está interesado en banalidades del día a día, también se ve seducido por la posibilidad de convertirse en un caballero de la Mesa Redonda, más por las leyendas y canciones que se recitarían en su honor que por el heroísmo propio de cualquier acompañante del Rey Arturo (Sean Harris), tío del protagonista. La posibilidad de trascender se le aparecerá a Gawain tras los hechizos practicados por su madre -y a la vez hermana del Rey-, la bruja Morgana (Sarita Choudhury), quien invocará el arribo a Camelot del Caballero Verde, un personaje legendario que desafía a los caballeros allí presentes a un misterioso reto: aquel que logre vencerlo en un duelo recibirá la imponente hacha de la criatura, además del prestigio que implicaría dicha hazaña, pero deberá regresar a su guarida un año y un día después para recibir el mismo golpe por parte de este emblemático personaje. En este caso, la “devolución de gentileza” es nada más ni nada menos que la decapitación.

Luego de que la acción nos traslade transcurrido el año en cuestión, un conflictuado Gawain, que lidia con la carga psicológica de su falsa hazaña y el temor por el próximo viaje (el que lo consolidaría definitivamente como un héroe), comenzará este recorrido en búsqueda del temeroso Caballero Verde, encontrando en el trayecto amenazas, personajes impredecibles y nuevos desafíos. Todo ello, cubierto de un manto de extrañeza tan atractivo como desconcertante.

Es dable señalar que la estructura del héroe definida por Lowery, si bien funciona como tal en todo momento, se aparta radicalmente de los efectos característicos que hacen a la relación héroe/espectador. En The Green Knight, el viaje de Gawain no reluce por la empatía que podamos generar con él o el temor latente por las adversidades que enfrente en el camino. En este caso, cada intertítulo que divide el recorrido se sostiene no tanto por el interés en el éxito del protagonista, sino en la majestuosa experiencia sensorial que propone el universo creado por Lowery y el estimulante ejercicio mental que suponen los incontables simbolismos, las múltiples lecturas de lo que vemos en pantalla, el surrealismo casi “lyncheano” y el desprendimiento absoluto de cualquier narración que pudiera ser exigida por los grandes estudios.

De la misma manera en la que Lowery reinterpretó el romance con la bellísima e intensa A Ghost Story, ahora reversiona el género de aventuras a través de interesantes reflexiones que giran alrededor del honor, los desafíos determinantes y las batallas internas de este tipo de figuras, usualmente relacionadas a las grandes hazañas y las heroicas aventuras.

Probablemente, quienes busquen epopeyas marcadas por la adrenalina y la acción pura (podríamos citar desde las últimas dos versiones del Rey Arturo -la histórica de Antoine Fuqua y la fantástica de Guy Ritchie– a The Great Wall, con Matt Damon) terminen decepcionados, aunque resulta un ejercicio más que interesante adentrarse en The Green Knight con estas ideas claras. Puede resultar una experiencia hipnótica e inolvidable y, aunque por ahora esté descartado su estreno en salas argentinas, digna de vivirse frente a una pantalla grande.


Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información de alta calidad que brindamos y valorás tener otra mirada sobre lo que se discute a diario. Buscamos hacer de CINERGIA el sitio de referencia sobre entretenimiento en Argentina. Lo que importa está acá. Por eso contamos con vos para seguir renovándonos. Invitanos un CAFECITO.

Invitame un café en cafecito.app