Invitame un café en cafecito.app

La supervivencia por razones desconocidas, pero inevitablemente humanas.

Augustine (George Clooney) es un científico solitario en el Ártico que trata de contactar con una nave espacial que intenta regresar a la Tierra. Augustine quiere impedir que Sully (Felicity Jones) y sus compañeros astronautas regresen a su hogar, donde se ha producido una misteriosa catástrofe global.

Por Federico Furzan

Uno de los aspectos que más ha permitido el éxito de la ciencia ficción en el ámbito moderno es la oportuna integración de ambientes irreales (basados o no en futuros distópicos) con honestos conflictos de emociones humanas llevadas al extremo. No creo que tengamos que ir al futuro de la especie para poder explorar nuestro lado básico y primitivo, pero de cierta forma suele funcionar en el cine. Parece mentira, pero ahora todas las películas del género gozan de ese elemento que tanto ahuyenta a algunas audiencias de mentes cerradas: ¿qué nos hace humanos?

Pero no me refiero a dramas incansables de despedidas y rescates a última hora con el reloj llegando a cero, de esos que te hacen buscar el pañuelo. Me refiero a algo mucho más fundamental y sí, demasiado simplista para ser realzado en algunas oportunidades. Este tema es el que se nos presenta en The Midnight Sky.

Con un relato de dos líneas en paralelo, pero que confluyen de forma inevitable y muy acertada, la película nos permite creer en esa luz misteriosa que representa la redención humana durante un final sin forma explícita, pero desafortunadamente seguro.

The Midnight Sky es la última propuesta de Netflix en el género y un contendiente fuerte en su catálogo de películas. Con un ensamble admirable de actores y un líder talentoso delante y detrás de la cámara (un añejado, pero admirable George Clooney), nos relata la entrañable historia de Augustine, un hombre que elige por sobre todas las cosas la soledad absoluta.

Este decide quedarse solo en el Ártico mientras todo el mundo huye por una amenaza no revelada. A medida que pasan los días se da cuenta de que algo ocurrió. Nadie le responde, por lo que parece ser una debacle mundial. Solo logra ver en el monitor una nave gigante que transita el espacio luego de visitar un planeta donde potencialmente la especie puede sobrevivir.

Están volviendo a la Tierra y cuando Augustine trata de comunicarles sobre esta catástrofe y no consigue respuesta, se da cuenta de que hay alguien con él. Una misteriosa niña que, al parecer, ha sido abandonada. Deberá decidir entre continuar en este sitio desolado o salvar a la silenciosa pequeña antes de que la amenaza llegue.

Clooney dirige con la mirada puesta en la mística poderosa de su personaje principal. ¿Por qué hace todo lo que hace? ¿Por qué insiste en comunicarse con quiénes están arriba? Augustine es un hombre afligido por una enfermedad que lo deteriora a cada minuto. Sin embargo, necesita salvarse aun cuando haya decidido quedarse aislado.

En un tercer acto, magníficamente escrito, The Midnight Sky mezcla sus dos historias de forma lógica y efectiva. Decir que con su desenlace la película llega directo al corazón, es decir poco.

Aparte de contener un guion de ritmo dinámico y de seguir las reglas del Hollywood más comercial, The Midnight Sky es una producción muy bien ejecutada. Clooney ha aprendido muchísimo de aquellos con quiénes trabajó antes en ambientes del espacio; en una conversación que tuvimos confirmó que de Alfonso Cuarón y Steven Soderbergh, con quienes trabajó en Gravity y Solaris, obtuvo todo para hacer The Midnight Sky. Se nota muchísimo que tomó lo mejor de cada una y nos permitió sentirnos parte de su propio mundo.

El soundtrack, de un muy bien ubicado Alexandre Desplat, permite navegar por los distintos terrenos de sensibilidad.

Por último, la presencia de la novata actriz, de tan solo siete años, Caoilinn Springall es hipnotizante; Clooney también admite humildemente como Springall enseñó a varios cómo trabajar con una sola toma.

De lo mejor que ha producido Netflix en el 2020 y no se destacan por hacer el mejor cine.

Federico Furzan es miembro de la Online Film Critics Society y crítico aprobado por Rotten Tomatoes. Pueden encontrar esta y otras notas en cinelipsis.com