Obsesión por el Chelo

 

Una chica prodigio obsesionada con alcanzar la perfección tocando el violonchelo comienza a sufrir una serie de cambios siniestros en su vida.


 

Por Gonzalo Schiffer

Una joya reciente estrenada en Netflix, un siniestro thriller pertubador en donde todo lo que sucede es impredecible, con artilugios en la narrativa del montaje y la edición para generar el impacto en el espectador, provocando sensaciones de nausea, asco y hasta dolor por la violencia gráfica explicita del film recargado de sangre y gore del bueno.

Hablar en profundidad de la trama seria arruinar las sorpresas de la historia, que se van tejiendo lentamente. En primera instancia podemos anticipar, para no arruinar la experiencia, que una ex chelista, Charlotte, abatida por la muerte de su madre quien fue el factor por la cual la joven tuvo que alejarse de la música, decide volver a reunirse con la academia de la que participó, emprendiendo un viaje hacia Shanghai para formar parte de un jurado que seleccionara a la próxima becada. Allí se encontrará con sus ex profesores y dueño de la academia Anton, una especie de padre para Charlotte.

Será presentada ante su “reemplazante” Elizabeth, la actual estrella y chelista principal, ambas sienten una atracción y admiración mutua, por ende en ese punto donde inicia el vínculo entre ambas, es donde sospechamos que algo retorcido empieza a avecinarse, y para bien de nuestra premonición termina siendo muchísimo más escalofriante de lo que pensamos, ya que hay una decisión clara de dividir la película en dos; La trama en Shanghai y la relación entre Charlotte y Elizabeth, donde las conocemos y descubrimos como personajes y donde las consecuencias de lo que ocurre son extremas e inalterables para sus vidas; y la segunda parte, es lo que acontece luego de ese viaje, donde se explora el contexto de la academia de Anton, donde Elizabeth y Charlotte se criaron como personas y artistas, y por ende saldrán a la luz secretos con mucha más oscuridad y morbo.

El dúo conformado por las actrices Allison Williams y Logan Browning funciona muy bien, se comprometen en profundidad con sus papeles entregando unas actuaciones sobresalientes y hasta en cierto punto enfermizas por el accionar en la trama.

El estilo cinematográfico del film es muy cercano y similar al terror psicológico aplicado por Jordan Peele en sus películas, incluso la violencia expuesta, aunque aquí más sangrienta y explicita. Tal vez hay cierta ilógica en algunas decisiones de los personajes, visto esto en resolver situaciones con la exposición de diálogos para revelar secretos y traumas que guardan y padecieron las dos protagonistas. The Perfection te generara incomodidad y un miedo interno constante por lo que puede venir, un efectivo trabajo que profundiza en los traumas por querer explotar el talento a como de lugar, una historia que no se valió de tanto marketing pero que te dejara pasmado con su final al mejor estilo de secuencias frikis de juegos de terror survivor y al estilo de las franquicias de Hostel y Juego del miedo.

 

Gonzalo