Dos actrices perdidas en Moscú

TÍTULO: Vermelho Russo
TÍTULO ORIGINAL: Vermelho Russo
DIRECTOR: Charly Braun.
FOTOGRAFÍA: Alexandre Samori.
GUION: Charly Braun.
GÉNERO: Drama .
ORIGEN: Brasil.

Con el objetivo de convertirse en las mejores actrices, Marta y Manu se mudan a Moscú para aprender el conocido método de actuación del ruso Constantin Stanilavski. Sin embargo, cuando surge un triángulo amoroso que las involucra con un director de teatro, ambas deberán encontrar la forma de prevalecer su amistad y sobrevivir en un país diferente.


Por Lau Kievsky

Vermelho Russo es la historia de dos actrices brasileras que viajan a Moscú para profundizar sobre las técnicas del maestro Konstantin Stanislavski. La historia está basada en los diarios de la co-guionista y actriz Martha Nowill y muestra el diario de viaje de estas jóvenes en búsqueda de nuevas experiencias.

La película de Charly Braun muestra la realidad de muchos artistas que buscan triunfar en el ambiente pero no lo logran. Estas dos actrices comienzan su viaje buscando perfeccionar su técnica pero su entusiasmo se apaga a medida que pasa el tiempo y sus expectativas no se cumplen. La amistad entre ambas se va deteriorando y los conflictos que representaban en el teatro se trasladan a la vida real.

Esta road movie (diario de viaje) es una aventura en un país desconocido para estas actrices, con un idioma que no hablan y personas nuevas que van conociendo a medida que se instalan allí. Mezcla drama y comedia de forma tal que hace de Marta y Manuela personajes muy queribles y simpáticas, reímos y lloramos con ellas.

Vermehlo Russo no propone nada nuevo, muestra una vez más la lucha de los actores independientes pero en otro ambiente, Rusia. Nos marea con la cantidad de idiomas que incluye (portugués, inglés, ruso, español) y no muestra demasiado la belleza de Moscú. De todas formas, es una película que demuestra cómo viven los artistas de distintas partes del mundo y como se relacionan entre sí.

Reseña Panorama
Buena
65 %
VíaLau Kievsky
Compartir
Artículo anteriorDeadpool 2: #5en3 ¡y concurso!