27 de febrero de 2024

El adulterio y la pasión en la adultez

Simón (Vincent Macaigne) y Charlotte (Sandrine Kiberlain) se conocen en una fiesta y pactan reencontrarse a pesar del matrimonio de él, algo que a ella no le inquieta. La nueva película Emmanuel Mouret retrata sobre el amor libre, el sexo y las responsabilidades en el mundo adulto.


Por Ignacio Pedraza

El clásico de Ingmar Bergman, Secretos de un matrimonio (Scener ur ett äktenskap, 1973) y su reciente remake de la mano de HBO, Escenas de un matrimonio (Scenes from a Marriage, 2021) retrataba de manera sobria y realista distintas situaciones puntuales de un matrimonio alicaído, y tanto sus causas como consecuencias al momento en el que se encontraban sus participantes. Debates, posturas y acciones continuas a lo largo de una noche, por ejemplo, eran lo que se destacaba de la obra para revisar lo que respecta al universo matrimonio.

Sin embargo, ¿qué pasa por fuera del “amor legal”? Como un costado B a lo de Bergman tenemos Crónicas de un affaire (Chronique d´une liaison passagére, 2022), la nueva película de Emmanuel Mouret que sigue a una dupla adulta que comienzan a relacionarse a través de la infidelidad.

Con fechas específicas del calendario que conocemos a través de una pantalla en negro, la comedia romántica nos permite conocer cómo interactúan sus dos protagonistas. Simón (Vincent Macaigne) está casado pero conoce un nuevo costado de la vida a través de los encuentros con la madre soltera Charlotte (Sandrine Kiberlain), quien poco le importa el estado civil del hombre y se enmarca con otros prototipos del amor. A través de las fechas vemos los movimientos, idas y vueltas, y el progreso del adulterio.

El encuadre está puesto en la relación ilegal, y que permite vislumbrarse principalmente como un escaparate a lo rutinario, sumado a que no demoniza ni plantea cuestiones morales a lo que respecta a la segunda vida, que responde a este trato sobrio y con mucha altura a la problemática, apoyándose en un guión inteligente y que, si bien puede posicionarse en la comedia no recurre a los gags ni situaciones grotescas, sino que se basa en los diálogos.

La historia tan intimista se ve enriquecido por el rol de sus protagonistas, en un proyecto que no cuenta con un reparto amplio. Con similitudes a su labor de Irma Vep (2022) en cuestiones neuróticas, Macaigne es un mar de dudas respecto a la relación y se ubica inversamente proporcional a la seguridad y libertad del personaje de Kiberlain, acompañados en esta mesa de tres patas por la ingenuidad de Louise (Georgia Scalliet).

En las cuestiones técnicas, Mouret saca a relucir de manera orgullosa su bandera francesa y comienza con la típica comedia europea para adentrarnos en su relato, tanto en su musicalización –donde irónicamente llama la atención un tema de Ravi Shankar– como en su fotografía que apuesta por los colores naturales, y muchos aspectos también pueden recordarnos a las historias en el viejo continente de Woody Allen.

La comedia dramática no murió, y la propuesta francesa Crónicas de un affaire, nos permite naturalizar y abarcar las múltiples cuestiones que arraiga sobre las relaciones amorosas por fuera del matrimonio.



Una madre soltera y un hombre casado inician una aventura con el entendimiento de que su relación es puramente sexual. Aunque están de acuerdo en que la relación no tiene futuro, se sienten cada vez más atraídos por la compañía del otro.

TÍTULO: Crónicas de un affaire
TÍTULO ORIGINAL: Chronique d’une liaison passagère
TÍTULO ALTERNATIVO: Diary of a Fleeting Affaire
DIRECCIÓN: Emmanuel Mouret.
GUION: Emmanuel Mouret.
GÉNERO: Romance.
ORIGEN: Francia.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial