15 de abril de 2024

Canción del elegido

El Duque Paul Atreides se une a los Fremen y comienza su entrenamiento para convertirse en Muad’Dib, mientras trata de evitar el terrible futuro que ha previsto: una Guerra Santa en su nombre, esparciéndose por todo el universo conocido.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

Por Ignacio Pedraza

Hace tres años Denis Villeneuve nos traía una nueva adaptación de un clásico de la ciencia ficción como es Duna (Dune, 2021). Más allá de los elogios por sus atributos técnicos y que despertó interés en la historia para aquellos alejados al libro original, varias de las críticas pasaron por su narrativa introductoria donde se sentía como un gran primer acto.

Dicha decisión –más allá de que la obra se valía por sí misma- se justificó al conocer la confirmación de la secuela de la misma, por lo que el director canadiense nos trae Duna: Parte Dos (Dune: Part Two, 2024). Cabe resaltar esto porque, en uno de los estrenos más esperados de este año, el tono pausado y dedicado para la conformación en las características de sus personajes y retratar las causas anteriormente ya quedan de lado.

La voz de la Princesa Irulan (Florence Pugh) –al igual que sucede en el inicio de cada capítulo del primer libro de Frank Herbert– comenta rápidamente lo sucedido con la Casa Atreides para darle paso a la primera aparición del Emperador Shaddam IV (Christopher Walken). Mientras tanto, Paul (Timothée Chalamet) y Jessica (Rebbeca Ferguson) intentan adoptarse a las tradiciones Fremen, pero eso conllevará que sus responsabilidades incrementen a niveles mesiánicos.

Con todo servido en la mesa gracias a su predecesora, solo queda explotar: lo que en la parte uno eran insinuaciones o apenas destellos, en esta ocasión se ve amplificado y la narrativa dispara por diferentes terrenos. Los Harkonnen siguen en ese retrato acromático, pero con mayor desarrollo y hasta un segmento bien extenso en el film donde es presentado Feyd- Rautha (Austin Butler) que evidencia toda una violencia desmesurada y con tintes terroríficos.

En otra sintonía pero con la misma exposición está la Casa Corrino, donde conocemos sus motivaciones ahora de manera presencial. Es que el poder sigue siendo uno de los puntos importantes de la historia, pero también cuenta con mucha presencia la cuestión del elegido. Si bien cuenta con antecedentes dentro del género, el debate que roza sobre lo teológico es fuerte y le da una impronta que se originó
anteriormente, donde directamente lo arroja a un dilema a Paul donde encuentra aliados y contrarios sobre tomar ese rol.

Todo es más amplio en su relato, pero de igual forma. En lo técnico no hay sorpresas, ya que Villeneuve había demostrado destellos en el caso anterior y tanto la arena de Arrakis, la musicalización de Hans Zimmer como la fotografía de Greig Fraser vuelven a destacarse, en un nivel aún más épico funcional a la trama pero con la identidad ya establecida. Lo que sí modifica es la aceleración de los hechos, y en su narrativa la película casi no deja respiro entre secuencia y secuencia de acción. Tras un primer acto agilizado donde vemos las prácticas de los Fremen, el crecimiento de Paul es expedito preparándose para lo que es una guerra que, como dijimos, lo lleva a un rango más alto que recuerda a las grandes batallas del género; donde los estruendos no faltan –y ahí encontramos buenos registros del sonido donde logra destacar- y la leyenda comienza a solidificarse. La construcción de lo contenido y simbólico de la primera parte ya no aparece aquí –que podía ir en la misma sintonía en su filmografía a Blade Runner 2049 (2017)-, y en esta ocasión todo está expuesto.

Con algunas libertades que se toma el director en la adaptación –la precuela gozó de mayor fidelidad en ese tema- buscando darle mayor fuerza a algunos personajes –logra hacerla destacar a Zendaya, aunque Ferguson es nuevamente la más distinguida del reparto-, esta segunda parte nos deja con ganas de explorar más sobre algunos personajes, siendo el gran ejemplo Irulan y el potencial de Alia Atreides (Anya Taylor-Joy); ya que si bien materializa muchas ideas sigue manteniéndose como otro relato de la saga, algo visto en las creaciones de Peter Jackson o George Lucas.

Lo que se viene es el traspaso a la pantalla de El Mesías de Dune, segundo libro de Herbert. Aún con mucho por recorrer, la experiencia cinematográfica está garantizada en otro trabajo que evidencia el gran aporte de su director en aspectos técnicos como narrativos para una historia que inevitablemente atrapa, que no deja de sentirse entre sus capítulos –entre el estreno de esta semana y el de 2021- una conjunción aún más sobresaliente.



TÍTULO: Duna: Parte Dos
TÍTULO ORIGINAL: Dune: Part Two
TÍTULO ALTERNATIVO: Duna 2
DIRECCIÓN: Denis Villeneuve.
ELENCO: Timothée Chalamet, . Zendaya, Rebecca Ferguson.
ELENCO SECUNDARIO: Josh Brolin, Javier Bardem, Stellan Skarsgård, Austin Butler, Florence Pugh, Léa Seydoux, Christopher Walken.
GUION: Denis Villeneuve.
MÚSICA: Hans Zimmer.
GÉNERO: Ciencia Ficción. Aventuras.
ORIGEN: Estados Unidos.

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial