18 de abril de 2024

Radiografía de un país en construcción

En su vuelta del exilio a la Argentina, Julio Levy junto a su familia esperan establecerse en el país mientras la democracia comienza a establecerse, sin saber que la empresa familiar es uno de los objetivos de siniestros personajes que aún siguen merodeando.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

Por Ignacio Pedraza

1983. Con la democracia ejercida nuevamente, el piloto anuncia orgullosamente la llegada a Argentina y genera la alegría de los pasajeros por la vuelta al bendito país que años anteriores tuvieron que dejar a la fuerza. Entre los festejantes se encuentra Julio Levy (Rodrigo De la Serna) junto a su familia, buscando nuevamente instalarse en nuestras tierras a través de la empresa familiar, con aires de esperanza resoplando.

Sin embargo, los procesos políticos y sociales no representan un paso de hoja inmediato, y los intereses y transiciones no son automáticos. El rapto (2023), la película dirigida por Daniela Coggi, representa un contexto específico de la historia nacional a través de un thriller que roza el suspenso y el drama.

Basada en la novela El salto de papá de Martín Sivak, la nueva propuesta de Paramount+ -y que tuvo un paso por las salas- sigue el secuestro del hermano del protagonista, Miguel (Germán Palacios), y la incesante investigación de la familia para dar con su paradero. Claro que, teniendo en cuenta que se sitúa en los primeros años de la década del 80, la búsqueda no es como un típico policial sino que aborda cuestiones que van más allá.

El proyecto se enfoca directamente en el personaje de De la Serna, y a lo largo de los más de noventa minutos de duración la perspectiva de él es predominante en el relato. Acompañada por su cuñada (Andrea Garrote) en las idas y venidas a la mismísima Casa Rosada y aledaños ante figuras que seguían la investigación, el clima va creciendo desesperadamente con el correr de los días y los pocos indicios que hay sobre su localización.


Lo que uno podía intuir en trailers o sinopsis sobre el film quedarán a un lado, ya que el thriller se aboca a dramas personales que no necesariamente replican en el policial de investigación. Lo vivido por Julio responde a un aspecto intimista que elude a lo policíaco, reconvirtiendo el código al que uno esperaba afrontar previo a su proyección, y donde hace más fuerza el largometraje. Además, se suma a que la trama tiene un quiebre bastante evidente donde a partir del clímax se refuerza aún más esta idea.

A estos componentes pueden sumarse una interesante reconstrucción coyuntural, que no elude la problematización política y gubernamental de la época, que nos adentra en los primeros aires democráticos de nuestro país y que complejiza más la cuestión; sumado a una buena recreación en la fotografía a cargo de Fernando Lockett y la música ocasional de Pablo Borghi, esto último en composé con la escena final que inevitablemente pega hondo.

En términos del reparto, De la Serna logra sobresalir cargando grandes retazos de la película, aunque muy bien acompañado por Garrote –quien también es guionista junto a Coggi-, Marrale, los puñados de momentos de Palacios y Julieta Zylberberg, quien oficializa como esposa de Julio y que sirve como testigo de los estados del protagonista.

A pesar de lapsos densos en el relato, El rapto logra sobresalir por la historia atrapante y que repasa con esta vertiente, de interesante manera, fragmentos de nuestra historia no siempre repasados en la filmografía de nuestro país.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial