Los films ignorados por la Academia

Sin dudas que es el show más importante del cine mundial. Todos los años los fanáticos del cine, periodistas de espectáculos, público en general y curiosos esperamos con ansias la glamorosa ceremonia que se celebra en Hollywood desde 1929: la entrega de los premios de la Academia, los Oscars.


Por Rodrigo Álvarez

¿Quién ganará? ¿Quién debería ganar? ¿Quién debió ganar? Etc., etc… De diciembre a febrero se especula, se hacen apuestas, tratamos de ver por todos los medios posibles la mayor cantidad de películas nominadas para tener nuestras favoritas. Sin embargo, luego del anuncio de los ganadores, borrón y cuenta nueva y muy pocos se acuerdan de quiénes se llevaron la estatuilla en la edición anterior. Intenten hacer ese ejercicio. Si no fuera por el escándalo de los sobres del año pasado, hoy casi nadie recordaría que Moonlight ganó como Mejor Película y a duras penas nos acordamos de los vencedores de las dos entregas anteriores, y ni hablar de “qué película ganó en 2005”, por ejemplo. Muy probablemente no tengamos ni idea y debamos recurrir a Wikipedia para sacarnos la duda.

Obtener un Oscar no garantiza la inmortalidad cinematográfica. Tanto es así que hay películas ganadoras que hoy día nadie recuerda como las mejores de su año: 12 años de esclavitud (2013), El artista (2011), Vivir al límite (2008), Chicago (2002), La fuerza del cariño (1983), Gente como uno (1980), Oliver! (1968) y podríamos seguir. Nadie duda que sean buenas películas, pero es difícil que las tengamos en nuestra memoria como grandes ganadoras de premios.

Y por el contrario, muchas de las películas más famosas y amadas de la historia no han ganado ni una sola estatuilla: Dr. Strangelove, Taxi Driver, Vértigo, Psicosis, Sueños de Libertad, El Club de la Pelea, El Lobo de Wall Street son un ejemplo de grandes películas que a pesar de haber tenido alguna nominación, terminaron la noche con las manos vacías.

Pero tenemos otra categoría aún más triste: películas aclamadas por la crítica y por el público, grandes clásicos y recordados films que ni siquiera han sido tenidos en cuenta por la Academia. Veamos entonces algunas de las grandes olvidadas por Hollywood, películas que no han conseguido ni una sola nominación a la noche más importante del cine:

1. Frankenstein (1931)
Es un ícono, un clásico del cine de terror. En 1991 la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos seleccionó a la adaptación de la novela de Mary Shelley, protagonizada por el gran Boris Karloff, para su preservación en el Registro Nacional de Películas, por su significado cultural e histórico. Sin embargo fue completamente olvidada por la Academia.

2. King Kong (1933)
Considerada por muchos no solo la mejor película de terror de todos los tiempos sino uno de los mejores 30 films de la historia, la King Kong original es una emocionante película de aventuras y un hito en el campo de los efectos especiales. En otras palabras, el tipo de película que la Academia no suele respetar, ni entonces y ni ahora.

3. Sopa de ganso (1933)
Ninguna lista de las mejores películas cómicas está completa sin Duck Soup. A menos que, por supuesto, sea una lista de las mejores comedias con nominaciones al Oscar. El film de los hermanos Marx no fue valorado en su época. Ni por el público, no por la Academia. Como dijo Groucho, “no me gustaría pertenecer a un club que me tenga como miembro”.

4. Tiempos modernos (1936)
Uno puede suponer que Chaplin arrasó con los Oscars por una de sus mejores películas… pero no. Modern Times, clásico indiscutido, respetada por todo el mundo, tanto por la crítica como por el público, nunca fue reconocida por la Academia.

5. The Searchers (1956)
Es considerado no solo el mejor western de John Ford, uno de los mejores directores de la historia, sino directamente la mejor película de su género. En 1956, ni siquiera mereció un reconocimiento de la Academia. En ese momento, las épicas estaban de moda, con películas como Los Diez Mandamientos acaparando la atención y dejando de lado a joyas absolutas como esta gran película protagonizada por John Wayne.

6. Río Bravo (1959)
Otro western genial ignorado por la Academia. Una película brillante de Howard Hawks, protagonizada por John Wayne y Dean Martin, que no estuvo presente en la entrega de premios.

7. Sin aliento (1960)
Todos los estudiantes de cine durante al menos cinco generaciones han visto À bout de souffle (o Breathless). El primer largometraje de Godard, protagonizado por Jean Paul Belmondo, debe ser una de las películas más vistas e influyentes de todos los tiempos. La Academia la pasó por alto completamente.

8. La noche de los muertos vivos (1968)
George A. Romero, una leyenda, creador de un subgénero, una de las personas más reconocidas, admiradas y celebradas del mundo del cine nunca fue citado por la Academia, ni siquiera por su mejor y más emblemática película.

9. Calles Salvajes (1973)
Gran película de Martin Scorsese. Un clásico sobre la vida en el barrio Pequeña Italia de Nueva York, con geniales actuaciones de Harvey Keitel y Robert de Niro. Para la Academia fue como si no se hubiera estrenado.

10. El Resplandor (1980)
Kubrick fue uno de los directores menos reconocidos por la Academia durante su vida (cuatro veces nominado, no ganó nunca). The Shining, basada en la novela homónima de Stephen King, un clásico, una obra maestra del cine de suspenso y terror, con una dirección excepcional y actuaciones magistrales no recibió ni una nominación el año que Robert Redford y Gente como uno arrasaron con los Oscar.
En su defensa podemos decir que la película no fue muy bien aceptada entonces y recibió nominaciones a lo peor del año en la primera entrega de los Razzies. Increíble.

11. Érase una vez en América (1984)
Otra obra maestra ignorada. Sergio Leone logró una película épica sobre la vida de los gangsters de Nueva York durante la época de la prohibición. Es un 10 por dónde se la mire. De haber estado nominada hubiera competido con Amadeus, de Milos Forman.

12. The Terminator (1984)
Un hito de la ciencia ficción y los efectos especiales. Es una de las películas de acción más respetadas, recordadas y reconocidas. El guión también es merecedor al menos una nominación.

13. El club de los cinco (1985)
Breakfast Club es quizás la película más influyente de ese subgénero de películas adolescentes en la secundaria. Es una de las películas ícono de los 80s, no solo el retrato de una década, o de una generación, sino una declaración de principios de quién deja la niñez y entra en ese limbo pre adultez.

12. Día de la marmota (1993)
Divertida y profunda, Groundhog Day es una de las mejores películas de la década de los 90s, por no decir una de las mejores comedias jamás escritas. La Academia debe estar atrapada en una realidad paralela en la que vive todos los días el mismo día y nunca le dan una nominación a la película. Tal vez si alguno de esos días la reconocen y la nominan al menos a Mejor Guión, saldrán de ese loop infinito de repeticiones, secuelas y remakes en el que está atrapado Hollywood.

13. El perfecto asesino (1994)
La aclamada película de Luc Besson fue olvidada por la Academia. Ni el debut de Natalie Portman, ni la genial actuación de Gary Oldman fueron merecedoras de una nominación en un año en el que participaron Pulp Fiction, Forrest Gump, Sueños de Libertad, Tom Hanks, Paul Newman, Morgan Freeman y John Travolta.

14. Fuego contra fuego (1995)
Uno de las mejores películas de acción/crimen/drama de la historia, con soberbias actuaciones de Al Pacino y Robert de Niro. No fue suficiente para la Academia.

15. El gran Lebowski (1998)
Otra gran comedia pasada por alto por la Academia. Gran guión de los Coen, grandes actuaciones de John Goodman, Jeff Bridges, Julianne Moore, Steve Buscemi, John Turturro… nada.