Vamos a tener más Liga de la Justicia

HBO Max estrenará en 2021 una nueva versión de la película de DC, haciéndose eco del clamor popular de los fans que pedía la versión del director.


Por Walter Pulero

El proyecto del Snyder Cut de Justice League comenzó a tomar forma cuando ejecutivos de Warner Bros., HBO Max y DC llegaron hasta la casa de Zack y Deborah Snyder para conversar. Hasta ese entonces, el director conservaba muchas imágenes en blanco y negro que iba publicando en su cuenta oficial en Vero, para el deleite de los fanáticos. Y parece ser que lo que vieron los responsables de AT&T ahí presentes es prometedor, porque el miércoles 20 de mayo Zack Snyder anunció en un watch party de Man of Steel, que su corte vería la luz en 2021 en HBO Max.

Luego supimos que el propio director de Batman V Superman propuso dividir su película en seis episodios y que de algunas escenas se necesitarían reshoots para completar su visión, lo que implicaría que los actores regresen al set. Zack Snyder’s Justice League (como se presentó), será una nueva película e implicará (según cifras extraoficiales) entre 20 y 30 millones de dólares de presupuesto, aunque Bob Greenblatt, el presidente de Time Warner por parte de AT&T, expresó que “desearía que solo costara 30 millones de dólares”. Esto al momento transforma al corte de Liga de la Justicia en uno de los proyectos más ambiciosos de HBO Max, que tendrá su debut el próximo miércoles 27 de mayo en Estados Unidos.

Lo que sabemos de palabras del propio Greenblatt es que pasaron meses de conversaciones con Zack Snyder y los productores para descubrir cómo hacerlo. Y el mismo director es quien está construyendo la película y seleccionando escenas para darle su enfoque particular. Lo que el directivo de Time Warner llamó “replantamiento radical de Justice League“.

Y el título que da nombre a esta nota se pregunta si el Snyder Cut resulta peligroso. Porque pareciera ser que sí. E incluso se han realizado muchos informes al respecto. Dicho esto, no. El Snyder Cut o el Ayer Cut (o el “Cut” que quieran mencionar) no son peligrosos. Riesgoso puede ser que una compañía compre avariciosamente a otras y cada vez más se genere esa “sensación” de monopolio; o que un servicio de streaming recorte escenas de una serie porque atentan a su buena ética y moral; e incluso que se modifiquen fotogramas de una película por ese mismo motivo. Pero que un director decida relanzar su film tal como lo concibió, no parece ser peligroso (si aún no saben qué es el Snyder Cut, pueden leer ACÁ).

Sin dudas las plataformas y los nuevos servicios de streaming son una herramienta que ayudarán a muchos proyectos a darse a conocer. Uno no imagina a Warner Bros. relanzar en cines un plan como el Snyder Cut. Pero sí es posible hacerlo en streaming. Es una posibilidad con la que no se contemplaba hace dos años o más. Y es verdad que el auge de las redes sociales le da visibilidad a muchos devotos que de otras formas no tendrían voz , ¿Pero alguien realmente puede creer que condicionen dócilmente a una productora para que tome medidas que involucren invertir 20 millones de dólares si no vieran que la película puede funcionar? O por el contrario, ¿Que un bigote que se convierte en meme puede hacer que la taquilla de un film se desplome? El temor de una mala recepción siempre está latente, pero si una compañía como Paramount decide modificar completamente a su personaje es por la crítica en general y porque realmente se comprometieron a hacer del emblema de Sonic el mejor trabajo.

El Snyder Cut estuvo basado en un movimiento que encontró formas legítimas de recaudar fondos para que campañas contra el suicidio se hagan más visibles; y en el bullying a los fanáticos de DC de parte de quienes no piensan como ellos, con fundamentos como que realmente una película mejor no es posible y que reinvertir dinero no podrá salvarla. Esos mismos que despotricaban que el corte no existía y ahora que es real ya parece no importarles. Y hay que mencionar que los fans no son tóxicos, e incluso si se sumaran a pedir versiones de otras películas con las que no quedaron conformes, detrás debe existir un estudio como Warner Bros., Universal, Disney (o el que se les venga a la cabeza) que tome la decisión de si vale la pena o no poner dinero en eso. No es un mero dulce para calmar a un par de admiradores apasionados.

El Snyder Cut de Justice League es una victoria de sus fans, pero también de una película inconclusa, bastardeada desde su guion modificado. Es otorgarle a su director la libertad creativa que no pudo legitimar como esperaba en medio de un problema personal. Es la voz de un elenco que apoyó la idea y de un equipo detrás de cámaras que deseaban retomar su trabajo y ahora verán una nueva posibilidad de mostrar su arte. Y de una empresa que trabaja para atender a sus espectadores y consumidores. Ya lo mencionó Henry Cavill en su posteo de Instagram apenas se confirmaba la noticia: “Vamos a tener más Liga de la Justicia, es un ‘win win’. Así que, por favor, seamos amables entre nosotros”.