Invitame un café en cafecito.app

El musicalizador de héroes

Donde había un violín, una batería, un clarinete y una guitarra, Hans Zimmer quintuplicó todo aquello, agregándole mujeres cantando de espalda al micrófono, músicos soplando dentro de sus instrumentos sin generar sonido, una caña de bambú y sonidos electrónicos. Hoy toca repasar las bandas sonoras más amadas del queridísimo alemán y anticipamos una que está por venir.


Por Clara Migliardo

Interestelar (Interestellar, 2014)

En un futuro distópico donde la acción del ser humano sobre su ambiente lo ubica en peligro de extinción, varios científicos son requeridos para encontrar un planeta que reemplace a la Tierra. Para ello, deben atravesar un agujero de gusano cercano a Saturno, que proporcionaría un camino a 12 planetas potencialmente habitables. Matthew McConaughey interpreta a John Cooper, uno de los reclutados a emprender el viaje, que deberá definirse entre adoptar lo desconocido en el espacio o abandonar lo que le es familiar en el planeta.
Con plena confianza en el compositor gracias a trabajos anteriores, Christopher Nolan le da plena libertad a Hans Zimmer para componer lo que desee, con la única condición de que la banda sonora reflejase los desencuentros y reuniones en una relación padre e hijo. Él no solo logra musicalizar a la familia de Cooper, sino que además consigue hacer uso de un gran arsenal de herramientas para representar todo lo que el espacio exterior tiene de ciencia y de ficción: desde el constante tic-tac de un reloj, pasando por su reconocido y apabullante “muro de sonido”, hasta los interminables minutos del más puro silencio, cada elemento de la banda sonora es clave para representar una realidad constantemente alterada.


El origen (Inception, 2010)

Leonardo Di Caprio encarna a Dom Cobb, un ladrón que se dedica a entrar en los sueños de las personas para hacerse con los secretos que albergan sus subconscientes. Junto con su equipo, son contratados para extraer el plan de expansión de una empresa, misión que termina siendo una trampa orquestada por la persona que los llamó. El motivo del engaño era ponerlos a prueba para evaluar si serían capaces de un complejo trabajo: implantar una idea, en lugar de robarla. Por la dificultad de la operación, el equipo se opone, pero al enterarse de que tener éxito resolvería sus problemas legales, Dom Cobb decide pensarlo dos veces.
Luego de Batman Inicia y El caballero de la noche, Nolan y Zimmer se reencuentran para esta película. El compositor mezcla en iguales cantidades sonidos electrónicos y de orquesta, agrega una pizca esencial de Johnny Mar (ex-guitarrista de The Smiths) rememorando a Ennio Morricone en la guitarra, suma una fuerte base de Édith Piaf cantando “Non, je ne regrette rien” para inspirar al resto de la banda sonora, y obtiene como producto final un soundtrack híbrido, matemático e inteligente, que sabe representar el motivo central del film: la manipulación del tiempo, y la nostalgia y tristeza que ello ocasiona en Dom Cobb.


Gladiador (Gladiator, 2000)

Russell Crowe le da vida a Máximo, un leal general del ejército romano y el hombre más respetado por el emperador Marco Aurelio. Enfermo de gravedad, el emperador desea que sea Máximo quien lo reemplace para devolverle el poder a Roma. Cuando el déspota Cómodo, hijo de Marco Aurelio, se entera de que fue desestimado para el cargo que le correspondía por herencia, asesina a su padre y esclaviza a Máximo, ordenando además el asesinato de su familia. Con una ardiente sed de venganza, el verdadero heredero de Marco Aurelio se dispone a hacer pagar al nuevo emperador, sin importar el largo camino que se impone frente a él.
En esta ocasión, Hans Zimmer se alía con Lisa Gerrard para componer una banda sonora que sirvió de base e inspiración para muchas otras. Haciendo uso de elementos de orquesta tradicional, como también instrumentos indígenas y antiguos, ambos transportan al espectador a una época remota, pero que aparenta una cercanía gracias a la música concordante con su respectivo período de la historia. El soundtrack es versátil y se mantiene desapegado y justo en su objetivo de representar las dos facetas opuestas que se unen en la figura de Máximo: por un lado, la de padre y esposo que solo desea estar con su familia; y por el otro, la del gladiador que las circunstancias lo obligan a ser.


El Rey León (The Lion King, 1994)

Basada en la tragedia de Hamlet y las historias bíblicas de José y Moisés, la película comunica a través de la animación las enseñanzas más esenciales de la vida adulta. Simba es el próximo heredero al trono en las tierras del reino. Su padre, Mufasa, es un rey que gobierna con sabiduría y conciencia, muy contrario a su hermano Scar, que espera pacientemente el momento correcto para arrebatarle la paz a su familia y al resto de la sabana.
Si bien muchos expresan disconformidad por ser esta la única banda sonora de Zimmer que ganó de un Oscar, es clara la razón por la que se lo merece. Aun teniendo que trabajar con Tim Rice en las letras y Elton John como segundo compositor, Zimmer logra enlazar los momentos más propios de una comedia musical con las melodías de acompañamiento que él compone. Se pone en contacto con Lebohang Morake, compositor sudafricano que lo ayuda en su afán de transmitir los sonidos más reminiscentes a esa zona del mundo. Por último, destaca la composición de la muerte de Mufasa, parte complicada por ser el quiebre realista dentro de un film infantil, y por obligar a Zimmer a revisitar algo que había escondido en lo más profundo de su memoria: la temprana muerte de su propio padre.


Duna (Dune, 2021)

Aunque el próximo film de Denis Villenueve encuentra antecedentes en la novela de Frank Herbert, una adaptación de David Lynch, una miniserie de televisión y varios videojuegos, la trama es incierta. Por lo pronto, el director aclaró que la película sería algo completamente nuevo.
En 2019 un emocionado Hans Zimmer confirmaba ser el encargado de la banda sonora, que establecería otra colaboración con Villeneuve luego de Blade Runner 2049. Tan emocionado, que rechazó la previa petición de Cristopher Nolan para que lo acompañase una vez más, en aquel entonces musicalizando Tenet. Fanático del libro, Zimmer declaró que lanzará tres álbumes en relación al film: “The Dune Sketchbook”, “Dune” y “The Art and Soul of Dune”. Por lo pronto, el primero ya está disponible en Spotify ¿Se viene el segundo Oscar?


Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información de alta calidad que brindamos y valorás tener otra mirada sobre lo que se discute a diario. Buscamos hacer de CINERGIA el sitio de referencia sobre entretenimiento en Argentina. Lo que importa está acá. Por eso contamos con vos para seguir renovándonos. Invitanos un CAFECITO.

Invitame un café en cafecito.app