27 de febrero de 2024

Se anunció el tema central de esta etapa del UCM y hacemos un repaso

La San Diego Comic-Con de 2019 trajo el anuncio de la Fase 4, el futuro del Universo Cinematográfico de Marvel tras la ambiciosa Saga del Infinito. Desde entonces muchas (muchísimas) cosas pasaron, pero con el estreno de Thor: Amor y Trueno ese calendario inicial llegó a su fin.


Por Tiago Di Pasquale

Richie Palmer, jefe de producción y desarrollo en todos los proyectos de la Fase 4 del UCM, confirmó cuál es el tema central de la actual fase cinematográfica. El ejecutivo afirmó que la actualidad de Marvel Studios es todo una reacción de los personajes a los eventos de Vengadores: Infinity War y Vengadores: Endgame: “La Fase 4 del UCM es una reacción en sí misma. Y no me refiero a nuestra figura como cineastas, sino a los personajes. Están reaccionando al trauma que supuso Vengadores: Infinity War y Vengadores: Endgame. Todavía estamos sintiendo esos efectos en estas historias, años después”. “¿Qué pasa cuando lo pierdes todo? Algunas personas lo manejan de formas diferentes», prosiguió. En otras palabras, el tema principal de la Fase 4 del UCM es la culpabilidad y sus consecuencias.

Esto nos da pie a hacer un repaso (dividido en dos episodios) de los proyectos que ya vimos como parte de esta fase de Marvel Studios (más una evidente adición).

WandaVision: Luego de los eventos de Infinity War y Endgame seguimos a una de las vengadoras que más perdió en esa guerra, Wanda Maximoff, pero ahora vive en lo que parece otra realidad, donde es la estrella de una sitcom junto a su misteriosamente revivido esposo, Vision.

Hay que aceptar la realidad de que WandaVision es una gran serie y de los mejores productos que ofreció esta Fase del universo Marvel, pero en su momento, las teorías y expectativas le jugaron una mala pasada; aun así, con todo lo que vino después, y con el valor de revisitar un producto desde otra perspectiva, merece ser recordada como la maravillosa introducción de Marvel Studios a la televisión, por ejemplo, a diferencia de otros proyectos que vamos a ver. ES una serie, no una “película de 6 horas separada en capítulos”. Aprovechando dos tercios de su duración para celebrar las sitcoms, esos programas de televisión que todos llegamos a disfrutar, sobretodo Wanda, atormentada por el dolor y la pérdida, siempre tuvo distintas generaciones de comedias televisivas que le ofrecieron un lugar seguro, y es en su momento más bajo cuando desata todo su poder para darle vida a ese lugar, su Vision ideal.

Podríamos hablar de Agatha Harkness, Monica Rambeau o hasta Vision, pero seguro habrá otra oportunidad en el futuro cuando continúen sus historias. Esta es la serie de Wanda, la que la coronó (literalmente) como la nueva reina del UCM, lo que la llevaría a confrontar su nuevo destino como la Bruja Escarlata.


Falcon & The Winter Soldier: Falcon y el Soldado del Invierno trata sobre cómo Sam Wilson y Bucky Barnes aprenden a superar estos alias para eventualmente convertirse en el nuevo Capitán América y volver a ser Bucky respectivamente (por eso el cartel final debió decir “Capitan America & Bucky”, cosa no menor), superando todo tipo de adversidades, desde los peligrosos Flag Smashers a la aparición del nuevo Capi, John Walker.

Esta debe ser la serie que más sufrió por la pandemia, teniendo que detener y restringir la producción de una serie de acción y espionaje que recorría el mundo. Aún así, ofrece una historia… sólida, aunque un poco dispersa en su ejecución, contando con 3 o 4 antagonistas, pero ninguno sintiéndose como el principa. Tenemos a los Flag Smashers, una idea interesante sobre un grupo que creía que el mundo era mejor durante esos cinco años donde la mitad del mundo desapareció (indirectamente creyendo en la filosofía de Thanos), y ahora van contra un organismo gubernamental que “prioriza” a los que regresaron mientras desplaza a los que tenían una vida común (o tan común como puede ser en el Universo Marvel); para combatir esta amenaza aparece el nuevo Capitán América, el clásico héroe americano, de ojos azules y cabellos dorados, pero si recordemos las palabras del doctor Erskine en El Primer Vengador, no importa el soldado sino el hombre, y a lo largo de la serie vamos descubriendo que Walker es alguien bastante inseguro, queriendo demostrar, por las buenas o por las malas, que el merece ser el nuevohéroe, llegando a un punto culmen donde usa el escudo para matar a un Flag-Smasher, frente a la vista de todo el mundo.

A pesar de este descenso, en el último capítulo tratan de darle una especie de redención, no quedando claro dónde queda su brújula moral para su futuro como US Agent. Y ya que estamos con eso, Sharon Carter debió escapar del gobierno tras los eventos de Civil War, escondiéndose en la nación de Madripoor. Hasta ahí bien, pero en el último episodio descubrimos que (en tal vez el giro más flojo de estas series, por ahora) ella es “la Mediadora de Poder”, jefa criminal y creadora de los Flag-Smashers, es un vuelco muy abrupto; y ya sea que Sharon realmente fue corrompida o es un Skrull disfrazado, esperemos tener respuestas pronto. Por último, está el barón Zemo, que se siente más como un cameo glorificado, cuando pudo haber sido el gran villano de la serie. Aun con villanos débiles, la transformación de Sam en Capitán América es merecida y satisfactoria, emocionándonos para su regreso en la cuarta película en solitario y la próxima aventura de los Vengadores, mientras Bucky empieza a saborear la paz que tanto buscaba hasta que lo vuelvan a mandar a una guerra.

Loki: Después de los eventos de Endgame, Loki es arrestado por la Agencia de Variación Temporal (la AVT) por escapar de su lugar en la Sagrada Línea del Tiempo, lo que mete al «Dios del Engaño» en un mundo que pone en duda el valor del suyo. Acá tenemos una situación muy extraña: la serie originalmente fue descrita como Loki “influenciando los eventos de la historia humana”, y si bien no obtuvimos eso, el producto final no deja de ser una producción muy creativa y disfrutable. Para todo aquel que siente que esta Fase no tiene mucho sentido, solo tienen que voltear acá: Multiverso, Variantes y tal vez el futuro gran villano del próximo Crossover Marvel. Todo está acá disfrazado de una serie de Loki, y esa es la pena: nos perdimos una serie del dios del engaño desatando caos en la línea del tiempo o incluso obligado a hacer “trabajo comunitario” tratando de resolverlo, pero otra vez tenemos una “película en capítulos”.

Por otro lado, el mundo de la TVA y todas las posibilidades que ofrece son muy interesantes, y la verdad se siente que se pudo haber hecho más con eso en lugar de seguir tirando ideas nuevas cada episodio. La serie en partes deja de sentirse como una historia de Loki y más como, justamente, Marvel dando pistas e ideas de lo que le depara a su universo; no está mal, pero pudo ser mejor, ojalá la segunda temporada ofrezca más episodios que permitan aventuras episódicas para el protagonista.


Black Widow: Directamente después de los eventos de Capitán América: Civil War (2016), Natasha Romanoff es prófuga de la ley, pero tras un encuentro con el enigmático Taskmaster deberá reunirse con los que alguna vez llamo su familia. Por desgracia, estamos frente a una de las películas más débiles del UCM, que se siente hecha por “obligación” y sin mucho para contar. ¿Tiene cosas buenas? Por supuesto, la familia de Natasha ofrece una dinámica muy interesante, de hecho, son tan buenos que la terminan opacando: una protagonista bastante pasiva en su propia película, al final se siente como la introducción de Florence Pugh como Yelena Belova más que como la despedida de Scarlett Johansson. Los villanos, al contrario, son bastantes débiles: Ray Winstone como Dreykov cumple como el malo que proponen, pero ni siquiera en la propia película se llega a sentir su presencia, por lo que todo el peso de “antagonista principal” cae en Taskmaster, y… hubo polémica. La idea de usar a la hija de Dreykov es interesante, el problema es que la disfrazaron de Taskmaster, un villano que podría haber ofrecido mucho al universo Marvel. Estamos frente a El Mandarín en Iron Man 3 de una generación. A ver cómo lo encuentran la vuelta.

Black Widow no es ni la peor ni la mejor película del UCM, solo es lamentable que su mediocridad haya sido la “última” vez que veremos a Scarlett como la Viuda Negra y que sea la película por la que Marvel “luchó por sacar en cines”. Al final la demanda de Johansson a Disney terminó siendo más interesante.

What If…?: Ahora con el Multiverso desatado, exploramos distintas variaciones en las historias del UCM, guiados por Uatu, el Vigilante. Esta es una serie difícil de describir, ya que no es un fracaso o siquiera una decepción, pero de lo que sufre What If…? es “tratar de ser importante”. What If…? nace de la idea de ver finales alternativos a las historias más famosas de Marvel, un cambio que parece pequeño pero que tiene un efecto mariposa en el canon del personaje. Si tuviera poderes distintos, si alguien no hubiese muerto, si otro hubiese muerto, todo en un marco antológico, y si bien se da el caso de que las ideas llegan a saltar al canon principal, son historias autocontenidas.

El What If…? Del UCM prometía ser eso en el primer capítulo: Peggy Carter tomando una simple decisión que terminaría con ella volviéndose la Capitana Carter; otros como el Supremo Strange o el T’Challa Star-Lord iban por el mismo camino, pero se empezaba a notar que no sería solo un pequeño cambio en la historia de tal película, sino contar cualquier cosa que se les ocurriera, con resultados muy variados; y si bien esto se puede dejar pasar, el error de la serie fue creer que era necesario juntar estas historias. Más allá de “ya hiciste que Uatu rompiera su juramento ¿Cómo seguís de ahí?” What If…? es un concepto que va en contra de una trama a lo largo de la temporada, un gran villano. La gracia esta es que son historias cortas que nos dejan ver un lado distinto a las historias que creíamos conocer, no es una idea que hay que dar por muerta, con una segunda temporada y con posibilidades para muchas más, ojalá se replanteen como hacer la serie.

Shang-Chi and The Legend of The Ten Rings:
Perseguido por la sombra de su padre, el líder de la organización terrorista Los 10 Anillos, Shang-Chi debe hacer las paces con su pasado y quien es para poder convertirse en un nuevo héroe para el Universo Marvel.

Shang-Chi es un personaje que Marvel lleva mucho tiempo queriendo llevar al cine, y ahora en la Fase 4, con el estudio buscando «sangre nueva», era la mejor oportunidad para el maestro del Kung-Fu. Con un lavado de cara total, Shang-Chi se integra al UCM de gran manera, trayendo consigo dos mundos que valen mucho la pena explorar (aunque en la misma película lleguen a chocar): el mundo criminal de los Diez Anillos, liderados por el “verdadero Mandarin”, Wenwu (y que ahora está en manos de Xialing, hermana de la protagonista) y el reino fantástico de Ta-Lo, con toda una mitología para nutrir este universo. Por sí misma, la película es muy disfrutable, ofreciendo una experiencia redonda y siendo la más sólida de Marvel en 2021, presentando a Destin Daniel Cretton y a Simu Liu, director y estrella que están listos para seguir creciendo la leyenda de Shang-Chi.


Eternals: Desde hace miles de años, los Eternos se estacionaron en la Tierra para defenderla de los Desviantes, ahora una posible catástrofe global hace que deban reunirse una vez más. Chloe Zhao llegó al UCM para ofrecer una experiencia como ningún otra, polarizando a los fans de este universo. Lo cierto es que esta es una película muy ambiciosa, explorando todo tipo de rincones de la historia humana, y si bien cuenta con una larga duración, explorar 10 personajes a lo largo de miles de años sigue siendo un desafío, que por desgracia no logra superar del todo, más cuando quiere ser una historia de amor milenaria y realmente no terminamos de simpatizar con los personajes. Con excepciones como Kumail Nanjiani como Kingo, Don Lee como Gilgamesh o Barry Keoghan como Druig, el resto no están mal, pero llegan a quedarse cortos. Además de los Eternos, la películas lidia con los Desviantes, que no dejan de ser solo criaturas hechas por computadora sin mucho sobre lo que comentar además del desperdicio de Bill Skarsgård; y los Celestiales, que suman la épica cósmica a la cinta, la parte más exitosa pero más por como construye un canon y jerarquía al universo Marvel que por fortalecer la acción de la cinta, otro punto bastante humilde.

Ahora tenemos tres Eternos muertos, una sin poderes, otros tres prisioneros de un Celestial y los últimos tres en una nave con Harry Styles haciendo del hermano de Thanos para ir a salvar a sus compañeros presos. Los Eternos tienen un gran potencial en el UCM, tanto en expandir su paso por la Tierra como ver sus aventuras por el cosmos: la pregunta es el dónde y el cómo, siendo una de las cintas más polémicas de Marvel, ¿habrá una secuela o se volverán secundarios recurrentes?. Eso el tiempo lo dirá.

Hawkeye: Luego de los eventos de Endgame, Clint Barton solo trata de disfrutar de la Navidad con su familia, pero su breve capitulo como Ronin pone en peligro a su fan número uno, Kate Bishop. Ambos deberán unir fuerzas y enfrentar al mundo de crimen en Nueva York.

Hawkeye es una serie divertida, elevada por su ambientación navideña y presentando a una nueva favorita de los fans, esta es la serie de Kate Bishop, haciendo que Clint Barton quede más como “el mentor”, aun y cuando las amenazas de Maya Lopez y Yelena Belova vayan contra él, una pena si este es el último proyecto de Jeremy Renner como Ojo de Halcón. Pero además de presentar una nueva heroína, Hawkeye reintroduce un viejo villano: el Kingpin de Vincent D’Onofrio ahora existe en el UCM, siendo la sombra criminal sobre Nueva York. Ya está confirmado su regreso en la serie de Maya, Echo, así que el Rey del Crimen llegó para quedarse, y con el siguiente proyecto introduciendo a su mayor rival, las posibilidades de la Marvel urbana parecen infinitas.

Spider-Man: No Way Home: La identidad secreta de Peter Parker es descubierta por todo el mundo, poniendo cabeza arriba la vida del joven de Queens, lo que lo lleva a buscar la ayuda del Doctor Strange, pero lo que parece un simple deseo, enreda al superhéroe arácnido en una aventura multiversal.

¿Que no se dijo ya de NWH? Más que una película, es una celebración de Spider-Man en el cine, el Endgame de 19 años y tres franquicias, con sus altas y bajas, y aun reconociendo sus fallas como un guion con bastantes conveniencias y la carrera contra el tiempo que fue terminar los efectos especiales, lo que genera esta cinta supera sus puntos débiles. Así que entre que la nota está quedando larga y todo el mundo vio esta película, no hay mucho más que regocijarse en que no solo exista, sino que sea una película que no se haya colapsado sobre sí misma, por 20 años más de Tobey, Andrew y Tom.


Doctor Strange in the Multiverse of Madness: Cuando la poderosa pero confundida America Chavez llega nuestro universo, el Doctor Strange deberá defenderla de las amenazas que intentan robar su poder, todas de una misma fuente, la Bruja Escarlata.

Descrita desde el inicio como “la primera película aterradora de Marvel”, la secuela había perdido a su director, Scott Derrickson, y la pandemia inició antes de que empezaran a filmar. Aún con esto, Derrickson se quedó como productor, y en su lugar entró Sam Raimi, maestro del terror y cine de superhéroes, y demostró que aún tiene lo que hace falta para entregar una película repleta de emociones. No tiene la épica multiversal de NWH, pero en cambio cuenta con un guion mejor construido, que confronta a Stephen Strange y a Wanda Maximoff con sus decisiones a lo largo del UCM, y presenta a Xochitl Gomez como America Chavez, que, como va siendo la tradición, dejó a los fanáticos con ganas de más. Como parte de este Multiverso y película individual, ofrece una experiencia entretenida de inicio a fin, tal vez lo mejor de esta Fase 4.

Thor: Love and Thunder: Aun con siglos de vida, Thor siempre está en un viaje de autodescubrimiento, y en esta ocasión le toca cruzarse con el Carnicero de Dioses, Gorr. Por suerte, el amor acompaña al trueno en esta aventura, con el regreso de Natalie Portman como Jane Foster, la flamante y poderosa Thor.

Thor Ragnarok (2017) fue el lavado de cara que el dios del trueno necesitaba, al menos en esta continuidad. Ahora Taika Waititi y Chris Hemsworth redoblan su apuesta, recuperando elementos de las anteriores para poder adaptar dos grandes historias de Jason Aaron, el Carnicero de Dioses y la Poderosa Thor. ¿Tuvo éxito? A su manera, cuenta con un ritmo rápido, que a veces está bien, pero también hace que no se pueda digerir algunas ideas. Las actuaciones están bien, Christian Bale devorando el escenario como Gorr y Natalia Portman manteniendo la positividad aun en un momento oscuro para su personaje. La misión de Thor es algo tan simple como importante: salvar unos niños. Estableciendo el tono de la cinta, es un cuento de hadas épico con rock ochentoso de fondo, y si Ragnarok fue de su agrado y están listos para una locura con giros aún más locos, prepárense para el Amor y el Trueno.

Suficiente por hoy, en otra oportunidad hablaremos de Moon Knight, Ms Marvel y futuros proyectos de la franquicia. En general se aprecia la exploración de viejos personajes y la apuesta por nuevos, pero a veces si se siente cantidad sobre calidad. Tal vez cuando lleguemos a la esperada Avengers 5, el número de producciones pueda bajar, para mejor, claro, porque este universo aún tiene mucho para ofrecer, y ahí estaremos para verlo.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial