jueves, mayo 19, 2022

Moon Knight: Llegó el final de la primera temporada de la serie de Marvel (Recap)

Invitame un café en cafecito.app

El Caballero de la Luna llegó para quedarse

Después de un exitoso 2021 con el formato de series en Disney Plus, Marvel arrancó el 2022 con Moon Knight, basado en el personaje de los comics del que poco se sabía hasta ahora, pero que llegó para quedarse.


Por Agustina Colobraro

La llegada de Moon Knight a nuestras pantallas nos trajo el primer “miércoles de Marvel” del año acompañado de una premisa que veníamos sospechando hace rato pero que ahora se hace oficial: el enemigo de esta Fase 4 ya no es un medio hermano dejado de lado o un robot con morales cuestionables que quieren dominar el mundo, ni mucho menos un extraterrestre que cree que hay que reducir los habitantes del universo a la mitad. No. Ahora, el verdadero antagonista de nuestros héroes es su propio pasado y los distintos traumas que se vieron obligados a atravesar, tal y como lo vimos en Wandavision, Loki, y hasta con What if..? Pero ahora es el turno de Moon Knight.

Esta nueva adaptación de Marvel comenzó contándonos la historia de Steven Grant (Oscar Isaac), un ciudadano londinense común y corriente que a veces se queda dormido y llega tarde al trabajo, que se olvida de alguna que otra cosa importante y que tiene problemas para conciliar el sueño; alguien que podría ser, sin duda, cualquiera de nosotros. Sin embargo, a lo largo del primer episodio vemos que hay algunas cosas del día a día de Steven que no encajan: su mascota cambia de un momento para el otro, su memoria tiene lapsos de varios días en los que no recuerda qué pasó y comienza a encontrar distintos objetos que, por mucho que lo intente, no logra reconocer.

Todo esto parece un misterio imposible de resolver, tanto para Steven como para nosotros los espectadores, hasta que en un momento del primer episodio confirmamos nuestras sospechas: Steven es, a su vez, alguien más además de sí mismo. Resulta ser que, fiel al comic que lleva el mismo nombre que la serie, él sufre de un Trastorno de Identidad Disociativo, por lo tanto comparte su cuerpo con Marc Spector, un exmercenario estadounidense y con la personificación de Konshu, el dios egipcio de la luna y de la venganza.

La historia de Steven, Marc y Konshu sucede gracias a la excelente actuación de Oscar Isaac, quien no solo es capaz de ponerse en la piel de dos personas diferentes con dos acentos totalmente distintos, sino que además puede hacerlos interactuar entre sí y con Konshu, quien se presenta ante nosotros primero como una voz en la conciencia de ambos hombres y luego se hace visible, tomando la forma de una gran ave esquelética con la voz de F. Murray Abraham.
Las distintas personalidades que integran a Moon Knight tienen como su primer antihéroe a Arthur Harrow, interpretado por Ethan Hawke, cuyo objetivo es revivir a la diosa egipcia Ammit para purgar al mundo de aquellos cuya alma no es pura y, por lo tanto, no merecen encontrar paz en la eternidad del más allá. Según la historia egipcia, Ammit es la encargada de devorar aquellas almas que, al ser juzgadas en la balanza de la justicia, no son capaces de equilibrarse porque cometieron acciones que no se consideran éticas o que, peor aún, van a cometerlas en el futuro. El problema es que, como todo personaje con moral cuestionable, tanto Ammit como Harrow persiguen su objetivo sin importar cuántos caigan en el camino, y es por esto por lo que Moon Knight decide enftentarles.

Es, en este momento, en el que se debe resaltar la cualidad que distingue a Moon Knight del resto de las series que Marvel presentó en Disney Plus hasta ahora: es la única que nos trae el origen de un superhéroe totalmente nuevo que, a juzgar por el final de la serie, llegó para quedarse. Tanto Wandavision como Falcon and the Winter Soldier, Loki, What if…? y Hawkeye sirvieron como cierre del arco de algunos personajes, el “pase de posta” a nuevas generaciones, o preparación para películas claves de esta fase cuatro como Spider-Man: No Way Home o Doctor Strange: Multiverse of Madness. Moon Knight, por el contrario, abre una línea nueva que los fanáticos de los comics ya sabían que existía y esperaban con ansias.


A diferencia de lo que veníamos acostumbrados, los seis episodios de esta interesante serie no se basan tanto en la acción y las escenas de pelea, sino que además tiene el deber de construir el trasfondo de los personajes para lograr que los espectadores comprendan la historia que se está contando. Es por esto por lo que es probable que el admirador de Marvel que solo esté buscando escenas de lucha y violencia se sienta decepcionado, mientras que aquellos que quieran una combinación de batallas con historias de origen que traigan algo nuevo de lo que, además, se puede aprender, se encontrarán, quizás, con la mejor serie del 2022.

El elenco se posiciona por sobre las expectativas de cualquiera ya que tanto Oscar Isaac como Ethan Hawke y May Calamawy (quien le da vida a Layla El-Fauoly), hacen un trabajo excelente y cuentan con la capacidad de interpretar a más de una personalidad a la vez, dejando a la vista su extraordinario rango actoral. De igual modo, el equipo creativo no se queda atrás, ya que fue capaz de posicionar a un nuevo personaje y mezclarlo con otra veta de historia que aún no estaba explorada en el Universo Cinematográfico de Marvel como es la egipcia, además de sumarle información sobre trastornos psicológicos y la forma en la que se desarrollan los mismos.

Con seis episodios en esta primera temporada, Marvel logró contarnos el inicio de una nueva historia que, seguramente, más adelante tendrá conexiones con los personajes que ya conocemos. Al ser una serie de origen, no es necesario haber consumido todo el contenido anterior para poder comprenderla, pero sí se debe seguir el relato al pie de la letra para no perderse en los ríos de arena del inframundo.

Al final del sexto episodio y final de temporada, Moon Knight respeta la mejor tradición de Marvel y nos presenta una escena post créditos que sube la barra del hype hasta la luna ida y vuelta, regalándonos la posibilidad de crear nuevas conexiones y teorías. Ahora, solo nos queda esperar a que las balanzas de la justicia hagan su trabajo y nos dejen seguir conociendo esta historia que, como imaginamos, tiene un universo de posibilidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más visto