18 de abril de 2024

Siguen los simpáticos misterios

Tras el inconcluso cierre de su primera parte, el trío de Charles (Steve Martin), Oliver (Martin Short) y Mabel (Selena Gómez) debe limpiar sus nombres tras el asesinato de una de sus vecinas. La comedia sumó caras conocidas y mantiene su tono sarcástico, aunque no cuenta con el efecto sorpresa.


Por Ignacio Pedraza

Una de las grandes sorpresas del 2021 fue Only Murders in the Building, que llegó de la mano de Hulu (Star+ en Latinoamérica) y nos asombró con la inesperada química y carisma recíproco de su trío protagónico Charles (Steve Martin), Oliver (Martin Short) y Mabel (Selena Gómez), y el uso del humor para hacer una serie que cumple de manera literal con la palabra entretenimiento. La apuesta subió, y tras un cierre de temporada abierto, el barco del misterio y de las aventuras debía seguir flotando.

Tras unos incógnitos sucesos durante los festejos de su exitoso trabajo, los tres protagonistas deben esclarecer un nuevo caso que afecta a todo el edificio del Arconia, donde los focos están puestos en ellos no solo por su ya famoso podcast, sino por ser los principales sospechosos. Ante esto, nuestros queridos amigos deberán seguir las mínimas pistas con las que cuentan para despegarse de la desconfianza pero también continuar con los episodios de audio que lleva el nombre de la serie.


Pero, al igual que en su temporada anterior, el camino estará compuesto por diversos personajes que van desde los característicos vecinos del reconocido edificio neoyorkino y el hostigamiento de la competitiva Cinda Canning (Tina Fey) hasta de las nuevas caras que se suman como Cara Delevingne, Amy Schumer o Paul Rudd; sin dejar de lado algunas historias que quedaron inconclusas que se ven personificadas principalmente en la siempre fascinante Amy Ryan.

En este último punto, si bien la impronta refrescante y dinámica se mantiene, la narrativa no se posiciona constantemente en los pasos a seguir para aclarar el asunto sino que también aborda cuestiones personales de sus personajes, que amplían el universo de cada uno de ellos en su caracterización. Por pasajes el misterio queda a un lado –que no tiene misma fuerza al asesinato de Tim Kono (Julián Chihi)- y se reflecta directamente en vivencias particulares. Amén a esto, la fórmula no cambia en la creación de John Hoffman y del propio Martin –que en esta ocasión tenemos un listado de directores compuesto por Jude Weng, Cherin Dabis, Chris Teague y Jamie Babbit– y tanto las intervenciones como secuencias ya forman de un estilo propio, con giros y diálogos jocosos propias del código en el que se encuentra la serie; siempre entendiendo que más allá de los misterios estamos hablando de una comedia.

Claro que lo anterior no se destacaría si no fuera por el gran trabajo de sus protagonistas, que mantienen su química a flor de piel y donde los momentos en los cuales interactúan son los más interesantes, sacando grandes ventajas ante otras situaciones de secundarios que corren muy por detrás. La personificación de cada uno sumada a la relación llamativa e imprevisible es de lo más enriquecedor.

Si bien la grata sorpresa que nos llevamos el año pasado queda a un costado y ya le damos play a algo conocido –y festejado-, Only Murders in the Building logra otra efectiva temporada que afianza lo logrado anteriormente y nos deja con ganas de más.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial