Liberación y deseo

TITULO ORIGINAL: Colette
TITULO ALTERNATIVO: Colette: Liberación y deseo
DIRECCIÓN: Wash Westmoreland.
ACTORES: Keira Knightley, Eleanor Tomlinson, Dominic West.
ACTORES SECUNDARIOS: Fiona Shaw, Denise Gough.
GUION: Wash Westmoreland, Richard Glatzer.
FOTOGRAFIA: Giles Nuttgens .
MÚSICA: Thomas Ades.
GENERO: Drama , Biográfica .
ORIGEN: Reino Unido, Estados Unidos.
DURACION: 112 Minutos

Sigue la historia de la novelista Sidonie Gabrielle Colette, quién se hizo famosa luego de la publicación de la novela Gigi que fue llevada al cine en 1958. En sus comienzos, sin embargo Colette era una escritora desconocida, forzada a firmar su trabajo con el nombre de su esposo. Pero, luego de alcanzar el éxito, luchó para ser renococida por su talento. 


Por Silvia Molina

Si existe una película acertada para el contexto actual en el que estamos inmersos, claramente es Colette: liberación y deseo, el nuevo film dirigido por Wash Westmoreland (Siempre Alice, 2014). Cuenta y muestra la vida de una mujer que soportó el machismo y no solo de su marido, sino de aquellos que la rodeaban; los prejuicios de la sexualidad debido a la época y el poder que ejercen siempre los de clase alta.

Situada en 1893, Sidonie Gabrielle Colette (Keyra Knightley) es una jovencita que se enamora de Willy (Dominic West), un hombre mayor, seductor, escritor y exitoso que la endulza con sus palabras y pensamiento. Pero no todo es lo que parece. El amor que sienten trasciende la diferencia de edad y aún así se casan, con la aprobación de los padres de Colette. Ella se despide de ellos, de su hogar, un lugar hermoso donde abunda la naturaleza y el silencio dando una sensación de paz, para trasladarse a París y emprender una nueva vida.

Una vez instalada allí, Colette conocerá verdaderamente a su marido tal cual es: mujeriego,
mentiroso, adicto, y sobre todo un chanta disfrazado de escritor. Además, tendrá que
acostumbrarse a una vida totalmente diferente a la que tenía. Ahora compartirá espacios y
eventos lujosos con gente que se preocupa más por encajar en la sociedad y demostrar algo que no es o que quiere ser y no le sale, olvidándose de vivir libremente. Willy es admirado por todos, hasta incluso por el público femenino, pero lo que no saben es que él no escribió esos libros, lo hizo Colette, quien logra demostrar lo que sienten las mujeres a través de las palabras, por eso se sienten identificadas con su prosa.

Nunca subestimen a una mujer. Despojada del qué dirán, Colette da rienda suelta a su imaginación y a su sexualidad, relacionándose con mujeres, a tal punto que lo vive con total libertad, a pesar de los prejuicios de la época, a pesar de Willy, quien ya no tiene mucha importancia porque la protagonista de todo siempre fue ella. Basada en la vida y obra de la novelista francesa Colette, la película no tiene desperdicio, es ideal para apreciar en pantalla grande, ya que no sólo despliega una fotografía increíble, también una historia de superación que hay destacar para que no pase desapercibida, sobre todo si no la conocían.

Las interpretaciones tanto de Knightley y West son impecables. Cada uno por su parte generan una sensación de amor y odio constante. Se sentirán atraídos no sólo por los personajes, también por la música que queda acorde con cada escena y planos detalles que son relevantes y suman importancia a lo que están viendo, en vez de rellenar sin sentido alguno, como suelen hacer, ahí van a entender porqué utilizan ese recurso que tan bien logrado esta.

Colette liberación y deseo, debería ser apreciada en cualquier momento. Éste quizás sea el
adecuado, ya que toca temas que, lamentablemente, siguen vigente hoy: machismo,
discriminación, homofobia, poder de clases, entre otras cosas. Lo bueno que tiene es que a través de imágenes y de un lenguaje audiovisual se puede expresar tanto que, así como esas mujeres se sintieron identificadas con sus libros publicados en 1944, otras se sentirán conmovidas aún estando en 2018, sin la necesidad de un texto de por medio.

Reseña Panorama
Muy buena
90 %
VíaSilvia Molina
Compartir
Artículo anteriorNominados Globo de Oro 2019
Artículo siguienteReview: La vida misma