Una conversación especial

TITULO ORIGINAL: An interview with God
ACTORES: Brenton Thwaites, David Strathairn, Yael Grobglas, Hill Harper.
DIRECCION: Perry Lang.
GENERO: Drama.

ORIGEN: Estados Unidos.
DURACION:  Minutos

Un prometedor periodista encuentra su mundo y su fe cada vez más desafiados cuando se le otorga la entrevista de su vida, con alguien que dice ser Dios.


Por Alina Spicoli

“Una Entrevista con Dios” (An Interview With God, 2018) es una película dramática
dirigida por Perry Lang y escrita por Ken Aguado. Protagonizada por Brenton Thwaites
(El Dador de Recuerdos, Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar) y David Strathairn
(Crimen Perfecto, American Pastoral), el reparto se completa con Yael Grobglas,
Charlbi Dean Kriek y Hill Harper.

La historia se centra en Paul Asher, periodista que ha vuelto a su hogar luego de cubrir
la guerra en Afganistán para el periódico El Heraldo. Encargado de la sección de
teología, Paul se dirige al parque ya que debe entrevistar a una persona. Para sorpresa de
él, una vez que enciende el grabador y le pide al señor que diga su nombre éste responde
que es Dios. En medio de una crisis de fe y al no estar pasando por un buen momento
con su esposa Sarah (Yael Grobglas), Asher irá descubriendo cada vez más detalles de
la deidad a medida que pasan los tres días en los que la reunión fue pactada.

Sin tener ningún tipo de originalidad en cuanto a los planos y encuadres con los que se
decidió contar el relato, la película sabe a qué público apunta por lo que es sabido que
será aceptada en la comunidad cristiana. Ideas sobre la existencia de un único Dios
verdadero, el poder de la oración, el amor que hay que tener hacia el prójimo, la
salvación, los mandamientos y la afirmación de que “las cosas malas también le pasan a
gente buena” abundan en un filme que luego de sus primeros minutos termina
aburriendo demasiado.

Esto se debe a que las conversaciones entre Dios y el periodista, sentados frente a
frente, conforman casi todo el metraje. El problema no es que la cinta sea muy hablada,
sino que el diálogo en muchísimos momentos pareciera no conducir hacia ninguna
parte. Que Paul se enoje en repetidas ocasiones porque Dios cambia la dirección de la
entrevista para hablar sobre los problemas de la vida privada del joven solo genera unas
repetidas y extensas discusiones a los gritos que acrecientan la monotonía del filme.

Aunque se expongan temáticas interesantes tales como que el ser humano tiende a
esconder las cosas malas que le suceden, qué será del futuro y cómo es imposible que
seamos perfectos, el guión no profundiza demasiado en nada. Por otro lado, hay
diversas escenas de relleno, en especial del protagonista andando en su bicicleta y
poniéndole el seguro para que no se la roben.

Teniendo en cuenta que el jefe del periódico ni siquiera se sorprende cuando Paul le
comunica a quién está entrevistando o que Asher por mero presentimiento sabe en qué
ámbito será cada encuentro con Dios, la mínima verosimilitud se termina perdiendo. No
obstante, las actuaciones tanto de Brenton Thwaites como de David Strathairn
consiguen ser correctas.

“Una Entrevista con Dios” podría haber funcionado si estuviera mejor estructurada, si
los tópicos contaran con un mayor análisis y si no se hubiese tomado la decisión de
meter a un personaje “relevante” que ni siquiera aparece en pantalla (Matt, amigo de
Asher que sufre de estrés post traumático). A pesar de ello la película puede llegar a
funcionar en los que busquen una trama sobre la pérdida y recuperación de la fe.

Reseña Panorama
Malo
50 %
VíaAlina Spicoli
Compartir
Artículo anteriorReview: Algo celosa