27 de febrero de 2024

Una saga que todavía le queda tela para cortar

Con un estilo visual y un montaje similar al de la quinta entrega, Scream 6 se traslada de Woodsboro a Nueva York, donde los cuatro supervivientes dan comienzo a un nuevo capítulo en sus vidas.


Invitame un café en cafecito.app

Por Agustín Boero

Si bien la saga creada por Wes Craven siempre fue autoconsciente de sí misma y parodia el estilo, e incluso es textual en sus diálogos con lo que puede llegar a pasar, creo que en esta entrega los límites ya empiezan a verse claramente. La repetición de una fórmula por varias entregas suele ser desgastante aunque no menos merecedora de ver.

Scream 6 sigue los hechos de las películas anteriores en una ensalada de situaciones que comenzaron desde la primer mítica entrega en el 96 hasta la actualidad, pasando por distintos asesinos, muchos sospechosos y muy distintas formas de asesinatos tanto originales como clásicos; sí, el cuchillo más famoso.

Las hermanas Carpenter (Jenna Ortega y Melissa Barrera) son dos de las cuatro sobrevivientes de la película anterior y ahora son el blanco de este nuevo Ghostface que tiene intenciones de que todo el mundo sepa quiénes son y qué hicieron para merecer morir. Todo esto se cuenta en la misma película por lo que no es obligatorio conocer en profundidad las anteriores, aunque es recomendable o al menos muy interesante, porque un slasher siempre es bienvenido al visionado.

En cuestión, luego de una seguidilla de asesinatos entre los que se encuentran colegas de estudio, amigos, familiares y viejos conocidos, ellas dos son las principales sospechosas y centro de atención, por lo que sus vidas corren peligro en todo momento en la sorpresa de que el real asesino aparezca en cualquier momento. Sin dar mucha más información para el lector, recomiendo que nunca dejen de prestar atención a todos los personajes, que incluso ellos mismos van dejando pistas sobre quién puede ser el asesino y la respuesta a mitad película ya es un poco obvia (aunque entretenga).


De entregas anteriores vuelven viejos conocidos y queridos como los personajes de Courteney Cox, Hayden Panettiere y Dermont Mulroney. Ahora lo importante -y para mí el toque que le dieron a estas últimas entregas-, el nuevo Ghostface además de asesinar con su legendario cuchillo, ahora se volvió mucho más sanguinario, no teme usar armas de fuego y no se oculta en sombras y lugares con poca gente. Si tiene que meterse en un local, lo hace. Está totalmente fuera de sí, consumido por el odio y el rencor, por lo que los asesinatos son mucho más crudos y morbosos; esto hace que la película tenga un aire nuevo a lo que ya veníamos viendo.

Si tenemos en cuenta que además se hace referencia a Dario Argento, varios giallos populares y otros slashers de culto, no quedan dudas de que tienen que ver Scream 6 en cine y recomiendo mucho como plan de fin de semana. Una película de este género siempre es un buen plan.


Invitame un café en cafecito.app

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial