Invitame un café en cafecito.app

La original y cruda serie de HBO

Seguramente Euphoria toque muchos temas que ya vimos en otras series, pero gracias al creador de la serie, Sam Levinson, su particular estilo pone en agenda cuestiones como la adolescencia para una joven transgénero y la batalla de su mejor amiga contra la adicción a las drogas.


Por Nicolás Vallejos

Euphoria es la remake de una serie israelí creada por Ron Leshem y que tan solo cuenta con una temporada. Sam Levinson toma algunos conceptos de esa serie y los usa a su favor, y cambia mucho de lo que sucede: Rue (Zendaya) es una joven de 17 años que vuelve de rehabilitación sin intención de mantenerse sobria. En una fiesta antes del comienzo del curso conoce a Jules (Hunter Schafer), una chica recién llegada a la ciudad….
Euphoria es una reflexión sobre la adolescencia a través de un grupo de estudiantes de instituto que tienen que hacer frente a temas recurrentes de su edad como las drogas, el sexo, la violencia, los problemas de identidad, los traumas, las redes sociales, el amor y la amistad.

Cuando vi el primer episodio pensé que sería la típica serie pero cuando al personaje de Zendaya “le sucede algo” (no spoilearé) me di cuenta que esta serie vino a pisar fuerte: cada capítulo te cuenta la historia de los personajes de una forma excelente y muy explícita, que hace tiempo no veía en televisión. Además tiene un muy buen soundtrack original de parte de Labrinth (pueden escucharlo ACÁ) que hace a la excelente musicalización, y se suma a la música de esta época mezclada con clásicos de siempre, que nos van llevando por la historia sin perder de vista a los personajes.

Euphoria tiene detrás a una de las mejores productoras de cine indie de los últimos tiempos, A24, que con poco entregó maravillas como Midsommar, Good Times, Mid 90s y más. Se nota su impronta porque se siente como una película indie de bajo presupuesto y muy bien aprovechado.

Es verdad que la serie de HBO cuenta con imágenes muy impactantes y que probablemente te dejen marcado, pero es un viaje muy lindo y vale la pena muchísimo transitarlo.