Relaciones tormentosas

I Know This Much Is True es una historia sobre dos gemelos idénticos pero que la vida los ha llevado a miles de kilómetros de distancia. Mark Ruffalo en esta serie compone un juego de dobles, donde la divergencia y el reto físico sucede a partir dos personas que resultaron ser gemelos y les tocó un contexto espinoso. Debajo les contamos otras historias de HBO con hermanos y relaciones tormentosas.


Por Walter Pulero

Una serie que siguió una línea de hermandad, e incluso de una forma más evidente, fue Game of Thrones, con dos personajes que rompieron algunas reglas establecidas entre miembros de una misma familia. El ejemplo más popular es la relación amorosa y sexual establecida entre los mellizos Cersei y Jaime Lannister. Lena Headey es Cersei, quien mantiene una relación incestuosa con su hermano mellizo Jaime, interpretado por Nikolaj Coster-Waldau, quien es el padre natural de sus tres hijos, los herederos al Trono de Hierro: Joffrey, Myrcella y Tommen.

Desde el inicio de la serie de HBO, los guionistas presentaron esta relación que fue evolucionando con el tiempo y con el correr de los episodios. Y más allá de algún tipo de rechazo cultural que pudiera implicar esta pareja, llegaron a convertirse en personajes principales, generando interesantes debates y dividido a los espectadores. En una de las tantas entrevistas realizadas a Nikolaj Coster-Waldau, él mismo explicó que va más allá del sexo y la atracción física: “Creo que la mayoría de las personas se han sentido atraídas hacia alguien que no deben. No tu hermana, necesariamente, pero alguien de quien no debiste enamorarte como la novia de tu mejor amigo. Es una de las pocas historias de amor verdadero de Game of Thrones”, dijo. “Jaime está dedicado a su mujer”. Y fue a lo largo de sus temporadas, que Jaime y Cersei demostraron que viven el uno para el otro sin importar las circunstancias ni su relación consanguínea.


Camille y Marian Preaker en Sharp Objects es otro ejemplo. La miniserie de HBO basada en la novela homónima de Gillian Flynn (autora también de “Gone Girl”) nos llevó a reflexionar sobre cómo los traumas personales atraviesan a toda una familia.

Protagonizada por Amy Adams, Sharp Objects cuenta la historia de Camille Preaker, una periodista que vuelve a Wind Gap, su pueblo natal, para investigar y escribir sobre la desaparición y muerte de dos chicas. Como sucedió en Big Little Lies, otra miniserie de HBO también con protagonistas femeninas y dirigida por Jean–Marc Vallée, el misterio es el elemento clave, porque el regreso de Camille al hogar de su infancia no es algo que le resulte agradable: mientras que para su editor es una especie de sanación y reconciliación con su pasado, ella vive permanentemente la angustia de aún no haberse recuperado de lo traumático que fue la muerte de su hermana Marian durante su adolescencia. La serie nos irá mostrando a través de flashbacks, imágenes de su hermana, de su juventud y de su relación cercana. Saldrán a la luz la forma de ser de la enigmática Camille y sus vicios: la adicción al alcohol, al sexo y a la automutilación, como intentos de adormecer su dolor.


Los hermanos Lyons en Years and Years es otro caso ejemplificador de HBO. La miniserie de seis capítulos que mezcla lo cotidiano con la política y la tecnología lleva además la firma de BBC y suma a Emma Thompson interpretando una versión inglesa de Donald Trump. Vemos un drama familiar centrado en los Lyons, unos hermanos ya adultos, cada uno con su propia vida y sus propios problemas, donde encontramos a Stephen (Rory Kinnear), casado con una mujer negra y tienen dos hijas; Daniel (Russell Tovey) es homosexual y tiene una relación estable; Edith (Jessica Hynes) es una activista que divaga por el mundo intentando mejorar el planeta; y Rosie (Ruth Madeley), una mujer con espina bífida y madre soltera de dos hijos. Pero por otro lado, Years and Years es una serie distópica sobre un futuro cercano que resulta bastante cercano.

En esta historia podremos ver cómo cada integrante de la familia sufre las consecuencias de la política, la economía y la tecnología en lo más cotidiano de sus vidas, el crecimiento o el deterioro de los personajes. Tanto en lo físico como en lo emocional. A medida que cambia el escenario político y social en los que deben sobrevivir, también estos hermanos se irán convirtiendo en lo que son, de forma personal y como sociedad.