El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones

El tercer episodio de AHS nos revela más sobre los personajes, mientras seguimos en la misma noche previa a la gran apertura. Un recurso que sostiene la tensión.


Por Rodrigo Vega

La gran revelación del episodio (una de tres momentos impactantes) es la verdadera identidad de la enfermera Rita. Su nombre es Donna Chambers, una psiquiatra que ayudo a escapar a Mr Jingles para poder estudiarlo y lograr un entendimiento sobre que forma un asesino serial para poder detenerlo desde la infancia. El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones.

Otra identidad que conocemos es la de Ray, quien elige el peor momento para contarle a Chet su historia de vida. Mientras los dos están atrapados en un poso con estacas de madera y metal diseñado por Mr Jingles para frenar a sus presas. Chet atravesado por una lanza en su hombro, escucha atentamente el accidente de Ray con un aspirante a la fraternidad donde cursaba el ultimo año de facultad. Luego de abandonar a Chet en el pozo y a Brooke cuando The Night Stalker los encuentra, Ray se convierte en el personaje menos querido. Pero el karma es inmediato. Ray es el primer protagonista que muere en la serie.

Un episodio clave para entender que estos personajes están llenos de sorpresas y ni siquiera vamos por la mita de la historia.