La eterna noche previa a la apertura de Camp Redwood

El quinto episodio de American Horror Story: 1984 comienza con un nuevo flashback, recurso que no solo muestra quiénes son realmente los protagonistas, sino que además ayuda a mantener la eterna noche previa a la apertura de Camp Redwood en que se sitúa por el momento la temporada.


Por Rodrigo Vega

Vemos a Donna/ Enfermera Rita (Angelica Ross) cuando era una adolescente, siguiendo a su padre quien se veía con otra mujer que no era su madre. Pensando que se trataría solo de un affair, Donna confronta a su padre solo para encontrarlo asesinando a la chica. Así es el padre de Donna: era un asesino serial y al verse descubierto se suicida frente a ella.

Chet (Gus Kenworthy) y Margaret (Leslie Grossman) salen en un bote para cruzar el lago en busca de ayuda, pero en realidad todo es parte del plan de la desquiciada Margaret para matar a Chet. Así que lo sentimos, pero Chet es la nueva víctima de entre los protagonistas.

Por otra parte Brooke (Emma Roberts) se encuentra con Ray (DeRon Horton) o su fantasma, pues vimos cómo Ray era decapitado hace un par de episodios. Una charla entre ellos termina en sexo y una desagradable sorpresa para Brooke, cuando busca algo para tomar en la heladera encuentra la cabeza de Ray. Desde luego escapa aterrorizada y se encuentra con Montana (Billie Lourd) para recibir otra desagradable sorpresa: Montana la golpea en la cabeza dejándola inconsciente.

 

Varias cosas extrañas suceden:

Xavier (Cody Fern) asesina a Mr Jingles (John Carrol Lynch) cuando este estaba por asesinar a Margaret. Y ella le agradece matándolo. Luego otro protagonista se va.

Mr Jingles despierta con el fantasma de The Night Stalker (Zach Villa) esperándolo para que se una a él.

Finalmente llega el amanecer rojo sangre y el autobús lleno de niños ingresa al campamento para encontrar a Brooke apuñalando a Montana (se veía venir).

Y este es apenas el quinto episodio…