Invitame un café en cafecito.app

De la oscuridad surge la luz

Midnight Mass es lo último de Mike Flanagan para Netflix, una serie que lleva en la cabeza del director por varios años, incluso siendo referenciado como un libro en Hush (2016) y Gerald’s Game (2017), y que por fin logró consolidarse; y afortunadamente, para Flanagan y sus fanáticos, con la mayor libertad creativa y todos los recursos a su disposición.


Por Tiago Di Pasquale

El argumento de Midnight Mass se centra en la gente de la Isla Crockett, una comunidad en gran parte cristiana que recibe al padre Paul Hill (interpretado por Hamish Linklater) y, con su llegada, empiezan a suceder “milagros”, llamando la atención de los fieles y los escépticos, están los que aceptan este regalo sin cuestionar, otros tratan de descubrir la causa de estos sucesos mientras los del otro extremo tratan de evitar que se resuelva el misterio. La fe y el misterio son los dos temas de la serie.

Todos los episodios de Midnight Mass giran alrededor de un misterio, algunos más “mundanos” (incluso rondando en twists evidentes) a algo más abstracto y ajeno al humano común. Hay tres monólogos en esta serie sobre lo que depara después de la muerte, que pueden dejar a más de uno… vacío, pero sin dar una respuesta final, claro, y a pesar de ahondar en este y otros temas oscuros, no es solo una serie completamente cínica y deprimente: hay lugar para la calma, la calidez e incluso la esperanza.

Por otro lado, si bien el cristianismo es la religión “principal” (el propio Mike Flanagan fue monaguillo en su juventud, lo que seguro formó las bases de Midnight Mass), uno de los personajes principales, Riley Flynn (Zach Gilford) era un devoto cristiano que, tras una tragedia que lo envía a prisión, se aleja de su religión y se vuelve ateo, chocando con su comunidad y con su familia; también está el sheriff Hassan (Rahul Kohli), de raíces musulmanas que se refugia en el Islam tras la muerte de su esposa, a pesar de que entre en conflicto con algunos habitantes de Crockett e incluso su hijo se aleje de el cuando empiezan a suceder estos “milagros en la isla”. Estos son disparadores para sus personajes, no son sus únicas características que, de lo contrario, podrían hacerlos aburridos o incluso caricaturescos.

Así lidia la serie con la fe y la religión, no apunta a nadie con el dedo y le dice qué está bien o está mal con respecto a sus creencias. Es consciente que no tiene las respuestas más allá de los límites de su historia, y se enfoca en eso, su historia, sus personajes, todos escritos e interpretados de gran manera, resaltando en particular al mencionado Hamish Linklater, Annarah Cymone, Robert Longstreet y Samantha Sloyan (su Beverly Kane es muy despreciable, pero el odio al personaje, no a la actriz).

Como siempre, no entramos en spoilers para que ingresen al mundo que plantea Midnight Mass dispuestos a ser sorprendidos (además de que tomamos el voto de silencio). No es una serie sencilla, no solo los temas que toca, sino que son siete episodios de una hora “y monedas” cada uno, pero no son pesados: el compromiso y pasión por hacer esta serie es contagiosa, Flanagan añade otra obra de arte a su filmografía. Ahora les toca a ustedes decidir si quieren enfrentar el misterio de la Misa de Medianoche.


Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información de alta calidad que brindamos y valorás tener otra mirada sobre lo que se discute a diario. Buscamos hacer de CINERGIA el sitio de referencia sobre entretenimiento en Argentina. Lo que importa está acá. Por eso contamos con vos para seguir renovándonos. Invitanos un CAFECITO.

Invitame un café en cafecito.app