Pruebas de fuego

Tras sus intensos primeros episodios, este tercer episodio de Monzón tiene intenciones menos ambiciosas, y hasta una perspectiva más terrenal.


Por Javier Puma

Expandiendo en su psicología y detallando aún más los orígenes de su carrera, esta historia gana al darle mayor profundidad a la figura del boxeador, aunque pierda parte del atractivo y el comentario social de su poderoso inicio.

En sus minutos iniciales, volvemos a la noche del asesinato de Alicia Muñiz. Aunque esta vez conocemos el punto de vista de dos testigos circunstanciales: el casero y una chica a la que llevó a escondidas a la casa. Ambos escuchan los gritos de la pelea que derivó en el crimen, pero las dudas y el miedo los convencen de no entrometerse hasta que ya es demasiado tarde. La lealtad de este casero será más tarde puesta a prueba, cuando sea cuestionado por el fiscal Parisi (Diego Cremonesi). Al igual que en anteriores episodios, también tenemos otra subtrama que va narrando sus comienzos boxísticos. En este caso, regresamos hasta 1962 con el casamiento entre Monzón (Carlos Paniagua) y Mercedes “Pelusa” García (Paloma Ker). Las buenas noticias no terminan ahí, ya que su entrenador (Fabián Arenillas) le ofrece la oportunidad de ir a probar suerte a Buenos Aires, y hasta combatir en el mítico estadio Luna Park. Esta prueba de fuego demuestra no ser un trámite sencillo para Monzón, exigiéndole algo más que simple talento.

En esta ocasión la subtrama policial es la que presenta el costado menos interesante del capítulo. Y a esta altura, cabe cuestionarse si la serie va a seguir jugando al misterio a la hora de tratar las circunstancias del caso, cuando todo claramente apunta a la culpabilidad de Monzón. Esto puede arrojar un resultado positivo en una audiencia que ignore el proceso, aunque puedan ser algo redundante para quienes ya conozcan de antemano los pormenores del femicidio (el cual intuyo es el público más interesado en ver la serie, en primer lugar).

El tercer episodio de Monzón, la serie estrena este lunes a las 22.00 horas por la pantalla de Space.