Invitame un café en cafecito.app

Un ejercicio de memoria histórica

La Colonia Dignidad fue una institución fundada por el militar nazi Paul Schaefer, y sobrevivió en Chile amparada por la dictadura de Pinochet, escondiendo tras sus muros décadas de torturas, abuso infantil y asesinatos. Hoy en día, con una nueva generación política, el joven fiscal federal Leo Ramírez recibe el encargo de llevar a su líder Paul Schaefer ante la justicia.


Por Walter Pulero

Dignidad, la nueva miniserie de Amazon Prime Video, cuenta la lucha de Leo Ramírez (Marcel Rodriguez), un fiscal que llevará ante la justicia al hombre que dirigió Colonia Dignidad, un centro de torturas y abusos. Dirigida por Julio Jorquera, la ficción realizada en Chile une productoras chilenas y alemanas para recrear la historia de Paul Schaefer Schneider (Götz Otto) y su culto, mezclando realidad y ficción, y retratando el horror de ese lugar.

Durante los años del nazismo, el alemán Paul Schäfer formó parte de las juventudes hitlerianas y llegó a ser ascendido a cabo. Hacia finales de los cincuenta dirigió hogares para niños pero fue denunciado por abuso sexual a menores y huyó hacia el país trasandino. Instalado en Chile, montó la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad (su nombre completo) en los últimos días de 1961, junto a un grupo de inmigrantes alemanes que lo obedecían. Ubicada a lo largo de diez mil hectáreas, para los habitantes de Parral, durante los años del nazismo, Colonia Dignidad era la sociedad de beneficencia que ayudaba a las familias del sector, pero para el resto de Chile, eran los inmigrantes guiados por este hombre taciturno y tuerto, asociado con el régimen de Pinochet, el tráfico de armas y el abuso a menores.

Schafer, por entonces, se presentaba como psicólogo y ejercía sobre el grupo un liderazgo indiscutido, basado presuntamente en sus condiciones de predicador, y mantenía el visto bueno de los vecinos de la zona, que llevaban a sus hijos al hospital que allí funcionaba y donde recibían atención gratuita. Todo eso llevaba a que encontraran en este alemán a una persona de bien, un hombre que trajo la prosperidad a un lugar olvidado. Pero la realidad era otra, y entre su relación con el poder y el tráfico de armas, el abuso sexual infantil era moneda corriente, y no escapaba ninguno de los chicos y las chicas que crecían allí, adoptados legalmente por el nazi a partir de las presiones que efectuaba sobre las familias humildes del lugar.

No contaré más acerca de esta historia para no spoilearles la serie, pero siendo que Dignidad se basa en una historia real, pueden encontrar muchos libros, películas y recortes periodísticos sobre el tema porque es apasionante. Sobre todo cómo jugó la cobertura política, una acción social que, aunque no era intensa, le garantizaba amigos, y su capacidad para sobrevivir a la constante sospecha entre presidencias constitucionales y una dictadura militar.

Para Dignidad, su director Julio Jorquera investigó la vida de Schäfer y la utilizó para contar la historia del fiscal que intentará llevar al criminal a la justicia, en tanto que los medios, figuras políticas y de poder y una gran parte de la opinión pública, continuarán defendiendo al alemán. Y no resulta sencillo filmar el terror que significa vivir entre torturas y violaciones despojado de cualquier derecho, sirviendo solo como un objeto de placer para sus torturadores. Y sobre todo tratándose de menores: mostrar la tortura de un niño siempre es una decisión complicada de tomar, y no está garantizado que pueda salir bien, dado que a veces se puede abusar del morbo para llegar a la denuncia. Y es probable que Dignidad haga demasiado uso de las escenas de ejecución y ese thriller que el realizador pretendía utilizar para evidenciar todo lo que se escondía en Colonia Dignidad, quede relegado. El personaje de ficción de Ramírez, resultaba interesante para desarrollar siendo que él también carga con una infancia vinculada a la Colonia y que durante su investigación irá reviviendo fragmentos de su pasado, pero ante tantas imágenes explícitas, queda a un costado.

No obstante, Jorquera logra retratar con efectividad el misterio que sobrevuela Villa Baviera y que aún hoy sigue siendo pesado y es una historia que funciona como un extraordinario ejercicio de recuperación de la memoria histórica de Chile y su relación con el nazismo. ¿Es Colonia Dignidad una secta dirigida por un loco mesiánico degenerado? ¿Un lugar donde científicos desquiciados intentan manipulaciones genéticas? ¿Un gigantesco campo de concentración y un refugio de nazis? ¿Un centro de torturas y una fábrica de armas? Todo esto, y más, tratará de contarnos en 8 episodios Dignidad, ya disponible en Amazon Prime Video.