Invitame un café en cafecito.app

Madurando a través de la moda

Con motivo del 15º aniversario del estreno de El diablo viste a la moda (The Devil Wears Prada) el elenco completo se reunió para celebrarlo. El clásico sin necesidad de secuela, aún hoy es recordado por sus escenas icónicas y un soundtrack que deslumbra.


Por Rodrigo Vega

El diablo viste a la moda fue un éxito rotundo: recaudó 325 millones de dólares. Con escenas icónicas como la del sweater “azul cerúleo”, obtuvo además dos nominaciones al Oscar (una para Meryl Streep como mejor actriz por su papel de Miranda Priestly. Convirtiéndose en un un clásico, sin necesidad de secuela, existe una en su versión literaria (que no está a la altura del primer libro de Lauren Weisberger). Para comenzar con este repaso, les dejamos a continuación el video completo de la reunión de su elenco:

Tenemos dos caminos para tomar cuando vemos El diablo viste a la moda. El primero es el de la música que marca el viaje de Andy Sachs (Anne Hatthaway) desde que despierta y se prepara para su entrevista en Runway en una memorable secuencia de títulos al ritmo de “Suddendly I See” de KT Tunstall (canción que no esta en el soundtrack, uno de esos casos inexplicables).


A través de este camino también escucharemos “Vogue” de Madonna cuando Andy cambie su actitud hacia su trabajo y acepte que lucir el papel es parte de sus obligaciones. “Seven Days In Sunny June” de Jamiroquai de fondo mientras Andy conoce a Christian Thompson (Simon Baker), la alternativa cool a su novio actual Nate (Adrian Grenier), quien no apoya a Andy en su carrera (por cierto). “Beautiful” de Moby suena en la fiesta de Runway cuando Miranda Priestly se da cuenta que Andy es mejor que Emily (Emily Blunt). Y “City Of Blinding Lights” de U2 que se escucha en la secuencia de París, canción que el director David Frankel quería incluir desde la primera vez que la escuchó. Luego de esto tenemos giros y una memorable conclusión. Este soundtrack cuenta con 12 canciones y realmente suma al viaje para los fanáticos de esta gran película.


El otro camino es el de la madurez de Andy, el de los retos, el camino pedregoso. Allí Theodore Shapiro nos entrega nada menos que 32 canciones que nos transportan a los stilettos de diseñador de Andy mientras corre por Manhattan complaciendo las exigencias de su jefa. La primera muestra del dinamismo en las composiciones “She´s On Her Way”, se aprecia en la escena donde Andy y la audiencia conocen a Miranda Priestly, mientras todos en la oficina entran en pánico.


“Intensive Week” suena durante el montaje de Andy recibiendo órdenes y abrigos costosos tirados sobre su escritorio cada mañana. Para cuando escuchamos “James Holt’s Collection”, escena donde Miranda detesta toda la colección de uno de los diseñadores que ella misma ayudó a llegar a lo más alto, Andy ya superó su frustración las demandas de su jefa, se adaptó y no solo eso, sino que se superó. Pero todo se pone a prueba cuando Miranda se enoja y la envía por “The Harry Potter’s Manuscript”, canción que suena durante un trabajo imposible que Andy logra cumplir utilizando recursos que adquirió trabajando, mientras su novio Nate estaba en casa enojado porque llegaba tarde. Finalmente escuchamos “Miranda and Andrea“ durante la charla en París, donde recibimos explicaciones de parte de Miranda por sus acciones y Andy debe tomar una decisión profesional importante. La música del cierre muestra la madurez del personaje mientras consigue otro trabajo, un final muy bonito con la canción “Go!”


Para finalizar, acá debajo pueden escucharse ambos soundtracks:


Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información de alta calidad que brindamos y valorás tener otra mirada sobre lo que se discute a diario. Buscamos hacer de CINERGIA el sitio de referencia sobre entretenimiento en Argentina. Lo que importa está acá. Por eso contamos con vos para seguir renovándonos. Invitanos un CAFECITO.

Invitame un café en cafecito.app