27 de febrero de 2024

Recomendaciones para pasar el verano

La egoísta Eleanor fallece y termina en el cielo, quien la recibe el carismático y benigno Michael. Interactuando con otros concubinos que acaban de dejar la vida terrenal, descubren diferentes secretos del buen lugar que lo alejan del supuesto paraíso.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

Por Ignacio Pedraza

El verano nos deja pedaleando en el aire –acondicionado, literalmente- para aquellos sin pileta ni vastos parques –si el sol no ataca salvajemente-, por lo que la pantalla no deja de ser un lugar de resguardo para estos meses tan abrasadores. Ante esto, una recomendación nos puede ayudar en estos largos y calurosos días: en este caso, The Good Place.

Una sala de espera pulcro y un alentador mensaje para aquel que, al llegar, pierde los estribos o no logra comprender su arribo: Welcome! Everything is fine (Bienvenidos! Todo está bien). Eleanor (Kristen Bell) es la siguiente a quien le toca el turno, recibida por la asistente Janet (D´Arcy Carden) y Michael (Ted Danson), nada más ni nada menos que un ángel que la acoge en el cielo. De representaciones bíblicas, dependiendo de su comportamiento en vida, los personajes van al cielo o infierno; pero la protagonista no parece concordar con dichas reglas junto a simpáticos personajes que va conociendo en el vistoso pueblo angelical.

La serie creada por Michael Shur retrata a través de la comedia, con tintes de humor negro y referencias a la cultura pop, sobre el ser humano y su comportamiento en sociedad. Apoyado en el comprobado carisma de Bell y Danson junto a un reparto que funciona a la perfección, no solo la comicidad es lo primordial en el proyecto –aunque sí su componente más fuerte- ya que también alberga una trama entretenida y cambiante para despistar al público.

A través de sus cuatro temporadas, la historia de Eleanor y grupo se va desarrollando de diferentes formas, y por momentos lo festivo o burlesco se corre a un lado para que su rasgo existencialista inevitablemente pase por el drama, sin caer en la tragedia. El mensaje entusiasta nunca se obvia, aunque cuenta con diferentes registros como para abordar un análisis al ser humano realmente completo.

Su identificación se relaciona íntegramente con los aspectos técnicos de la comedia, donde la fotografía de Barry Peterson y David J. Miller se refuerza con el festivo universo creado por el ángel, y los fuertes colores se hacen presentes. A esto también se suma la musicalización de David Schwartz que parece llevarnos por el terreno de lo inocente y de la comedia más naif posible, jugando con las dobles intenciones de la serie.


Si bien la dupla Bell-Danson da otra muestra de su gran capacidad en el género, el complemento funciona a la perfección para ampliar el juego: desde una Carden poniéndose el overol en su multifacética Janet, hasta los trabajos de William Jackson Harper, Manny Jacinto y Jameela Jamil donde se muestran las miserias y redenciones en su totalidad por excelencia. Por fuera del reparto principal, muchas participaciones especiales –en general de figuras propias de sitcoms o sátiras- también entran y salen de la trama para mantener el espíritu cambiante de la historia.

De inevitable interpelación y con críticas –sin caer en un manifiesto- a la sociedad y en menor medida a la religión, The Good Place (que se puede disfrutar en Netflix) lleva adelante una novedosa historia, con una duración justa para evitar redundancias y que ineludiblemente genera aires esperanzadores en tiempos grises o que, por lo menos, nos despierta risas respecto a las conflictuadas coyunturas.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial