24 de septiembre de 2023

La serie antológica de Mike White terminó la temporada 2

El prestigioso resort abrió nuevamente sus puertas, pero esta vez en el viejo continente: durante siete episodios, la miniserie de HBO nos muestra el día a día de un selecto pero complejo grupo que llega al White Lotus y que tendrán una semana inolvidable, de manera literal.


Por Ignacio Pedraza

La sátira, lo burdo o lo excesivo pueden ser marcas para Mike White, creador de la miniserie The White Lotus (2021), que tuvo una gran primera temporada recibiendo elogios por doquier por su gran caracterización a temáticas sociales pero que, a diferencia de los adjetivos anteriores, se representaba a través de simbolismos.

Con el pulgar para arriba por parte de HBO, la segunda temporada llegó este 2022 pero de forma antológica: esta nueva parte se sitúa en otra sede del complejo de hoteles y spa, y el destino elegido fue Italia, a diferencia de las calurosas playas hawaianas del año pasado.

Una situación familiar se nos presenta desde un inicio: una mujer (Meghann Fahy) a punto de abandonar esa semana inolvidable se encuentra con un cuerpo en el mar, y la serie nos sitúa siete días antes para conocer a los nuevos huéspedes; un grupo selecto que no necesariamente se interrelacionan entre sí pero son escogidos para el foco narrativo. Solo Tanya, el personaje de Jennifer Coolidge, es quien dice presente en las dos temporadas y continúa con su arco argumentativo.

¿El cambio de locación está justificado? Claro que sí. Su creador –también guionista y director de los siete episodios- trae a colación la idiosincrasia del país del viejo continente y es funcional las tramas que refieren los protagonistas. Tanto desde su puesta en escena como la musicalización, la serie cuenta con un fuerte acento italiano y –con el riesgo de caer en estereotipos- se distancia de su antecesora al tener la propia identidad tana, más particularmente de la región siciliana.

Varias temáticas abordadas en su antecesora vuelven a repetirse en esta nueva producción, principalmente los abusos laborales y de poder que se ven con Valentina (Sabrina Impacciatore) en su relación con los empleados del resort similar a lo que vimos entre flores y tragos hawaianas con Armond (Murray Bartlett); mientras que otras aristas son novedosas, como el deseo y los celos productos de la dupla de parejas compuesta por Harper (Aubrey Plaza) y Ethan (Will Sharpe), junto a Cameron (Theo James) y Daphne o el camino existencial de Portia (Haley Lu Richardson).

Otra cuestión llamativa de la creación de White pasa por el tono de las aventuras italianas: la comedia, repleta de humor negro y sátira social, casi casi que brilla por su ausencia y se plantea directamente desde el drama. Aquellas matices que se destacaron hace un año son perceptibles en las aventuras generacionales de la familia Di Grasso integrada por Michael Imperioli, F. Murray Abraham y Adam DiMarco o las jóvenes Mia (Beatrice Grannó) y Lucia (Simona Tabasco).

Con un sólido elenco coral, la nueva temporada sorprende por el camino elegido aunque mantiene su fuerte mensaje social a través del sarcasmo y deja clara la marca de Mike White. ¿Dónde se ubicará la próxima sede de White Lotus? Donde las desgracias y las muertes se presenten, sin importar idioma alguno.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial